Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Entradas etiquetadas como “Escozor nuestro de cada día

Agustín Calvo Galán #sevillahoy #culturasev

Aquí va el cartel de la presentación del libro de Agustín Calvo Galán:

agustin-calvo-galan_editorial-ultramarina

cartell agustin

targetóHEscoffetOK

Si te gusta la obra de Agustín Calvo Galán, te recomendamos leas su libro ‘Escozor nuestro de cada día’ de la Editorial Ultramarina (España). ¡Todos los libros son hechos uno por uno: son únicos!

Envíos a toda Europa: http://www.tiendaultramarina.com/category.php?id_category=37

Saludos del Equipo PLACA


Reseña de “Casas rivales”, de Rafael Mammos; por Agustín Calvo Galán

agustin-calvo-galan_editorial-ultramarina2

Información extraída de: http://www.revistadeletras.net/casas-rivales-de-rafael-mammos/


Casas rivales
. Rafael Mammos
La Garúa Libros (Sta. Coloma de Gramenet, 2013)

La casa como materia de creación poética tiene todos los componentes para ser un material de primera calidad: es maleable, polisémico, interpretable, simbólico, etc. Una casa tiene una parte tangible, hecha de paredes, muros, columnas y objetos, y otra intangible, hecha de vivencias y sentimientos, es decir de huecos. Y lo más interesante es que si unimos la parte tangible con la intangible, los muros y los huecos, en cada una de nuestras casas, conseguiremos -más allá de una identificación personal o de pertenencia-, una definición de cada uno de nosotros mismos.

Rafael Mammos, poeta mallorquín establecido en Barcelona, en Casas rivales se define desde el primer poema, y se define en la encrucijada y tomando un camino solitario:

Nadie más tomó el camino

difícil.

He aquí una estupenda definición del quehacer poético; frente al polvo que levanta el paso de la manada, está el caminar solitario por la senda única y difícil de la creación poética.

Casas rivales es un libro sobre el que el poeta construye y derrumba algunas de sus razones existenciales. Tras esa encrucijada, tras la elección inicial por el arte poético como forma de expresión, como esfuerzo de ser en la creación, el autor se adentra en un camino lleno de paradojas y contradicciones, expresadas en imágenes de gran carga simbólica. Así, por ejemplo, resulta curioso cómo usa la imagen del pozo en el primer poema:

En el aire las alondras giraban

haciendo pozos.

O en el poema titulado, precisamente, “Pozo”:

En el pozo donde izabas

los principios de tu sed

(…)

Son, por tanto, pozos que se miran hacia arriba y que amplían su significado, creando unas impresiones tan plásticas como sorprendentes, al juntar palabras de campos semánticos diferentes. En este mismo sentido de construcción poética sobre contrarios, contrarios podríamos decir no contradictorios, tenemos el poema de la primera parte, titulado “No saben”:

Las casas que justo ahora se levantan,

multiplicando las paredes en el mundo;

las persianas que alguien está bajando,

(…)

no saben que nos están separando,

con lentitud separándonos

hasta el extremo de la prima vez

que nos encontramos.

Por un lado, las casas se levantan, mientras las persianas se están bajando, presentándonos consecutivamente acciones contrarias; y, por otro lado, podemos advertir la presencia unida de dos conceptos que parecen contrarios y que van a ir repitiéndose durante el libro: separación y encuentro. En la línea de las separaciones arquitectónicas, las paredes o los muros con los que se delimitan las casas contienen a su vez el hueco por el que se comunica el interior con el exterior, las ventanas. Así podemos entender que todo lo que nos separa contiene a su vez también lo que nos comunica, lo que nos une; y que lo uno sin lo otro no puede existir.

Rafael Mammos (foto: La Garúa)

Rafael Mammos (foto: La Garúa)

Pero Casas rivales no se conforma únicamente con la edificación de una casa, por el libro se van cruzado otros aspectos que lo hacen único, como es la presencia de elementos de la antigüedad clásica: por sus poemas transitan VirgilioHoracio y OvidioBruto y estatuas como la Victoria de Samotracia, en un diálogo vital entre el autor y los clásicos.

Y, volviendo a la idea de casa, podríamos decir que es nuestra salvación ante la intemperie del mundo, nos cobija pero nos aísla y separa. EnCasas rivales, el poeta aparece con su yo poético, pero también con un diálogo entre un tú y un yo, que conforman un nosotros construido frente al mundo, y también construido sobre la inestabilidad o la fragilidad de su convivencia y de la relaciones humanas en general; fragilidad expresada magníficamente en las contradicciones o paradojas con las que el autor va construyendo su imaginario.

Por último, Casas rivales refuerza su simbolismo con una gran contención expresiva. El autor es capaz de tallar el poema hasta dejarlo exento de elementos innecesarios, con un estilo limpio, cuidadoso, que escode un trabajo no tanto de orfebre como de aparejador, pues la colocación de los diferentes elementos que componen los poemas parecen haber sido fruto de una descolocación previa de todo lo conocido para, a continuación, ser recolocado y plasmado como al poeta le resulta mejor para definirse y realizar su propia creación tanto a nivel estilístico como temático. Rafael Mammos consigue en este libro hablarnos de cuestiones que todos conocemos, pero no sólo a su manera, sino, y esto es una de las cosas que me parecen más relevantes del libro, de una forma no evidente.

Agustín Calvo Galán
http://proyectodesvelos.blogspot.com

 

Si te gusta la obra de Agustín Calvo Galán, te recomendamos leas su libro ‘Escozor nuestro de cada día’ de la Editorial Ultramarina (España). ¡Todos los libros son hechos uno por uno: son únicos!

 

Envíos a toda Europa: http://www.tiendaultramarina.com/category.php?id_category=37


Saludos del Equipo PLACA


#Noticia. #Agustín Calvo Galán publica poemas visuales

POEMAS INÉDITOS DEL LIBRO DE FULGENCIO MARTÍNEZ “Canciones y rimas burlescas”, que se publicará en la editorial Renacimiento de Sevilla, con poemas visuales de Agustín Calvo Galán.

agustin calvo galan _ ultramarina

Esta entrada ha sido publicada originalmente en: http://diariopoliticoyliterario.blogspot.com.es/2013/04/poemas-ineditos-de-cancionero-y-rimas.html

SEIS MILLONES DE ÁNGELES VARIOPINTOS
                        (según las últimas estadísticas)
Orejean el más mínimo rumor
esperando que la vieja soberbia
del hombre cese.
                           Mientras tanto,
deciden bajarse en la próxima
estación, siempre en la próxima
parada del Metro,
                              adonde vagan
encarnados, omnipresentes
como ángeles con un único brazo
y objetivo: el de pedir,
a la audiencia que les escucha, una
monedita para comer.
Vomitan sus cuitas en rela
jada narración a cada viajero,
como compañeros de viaje
obligados a estar un largo tiempo
juntos, y a matar el tiempo así.
Y en otro vagón siguen
negando el sueño, la paz
de los mudos y adormilados
trabajadores del suburbio.Suelen contar que vienen
del paro y van al paro:
aun muestran su cartilla
como una cédula de buena fe.
Ningún alma se suelta
la mano para darles
constancia de que es cierto.
Al menos, esa caridad.
LA BUSCA ES UNA SALIDA
Se nutren en las ciénagas
de la ley, pisan sobre naipes
afilados, igual que matan
sueñan con tener hijos
educados en buenos
pero no públicos colegios
y con un fin de semana en el campo.
Son carne de mafia, profesan
de esbirros o sirven de mula
para pasar dinero o droga.Odian a sus jefes y le seguirían
hasta la muerte.
Son saldos humanos, metáforas.
Triste, muy adentro nos llega su voz:
qué hacer cuando uno no tiene trabajo.
LOS CONDENADOS POR ELEGANCIA
      Par delicatesse,
       j’ai perdu ma vie.
          ARTHUR RIMBAUD
(…7 de cada 10 encuestados perciben que ha empeorado
su vida. El resto no tiene vida, o no contesta)
En el último tenedor
almorzó tres veces… sin hambre,
en el mismo día, a la misma hora.
Comió como diez hombres.
Devoró el trabajo de mil obreros.
Devoró, digirió, y volvió a comer
hasta alcanzar nunca la saciedad.
Era evidente su nivel de vida
elevado. Elegante, distinguido;
refinado aunque modesto
en dar propinas – ese costoso
gesto superfluo lo tildaba
de despilfarro -, siempre iba
a la mejor barra de Madrid
para encontrarse con él mismo.
Que eran otros igual que él,
recalzados en la crisis, asquerosos
millonarios cursizampos, perras
sin dientes, ansiosos de fornicar
mas convocados a siempre comer
defecando los placeres y trabajos
de otros.
                Pobrecitos, pobres….
POR UNA PENSIÓN
    A la guerra me lleva
   mi necesidad:
   si tuviera dineros,
   no fuera en verdad.
       MIGUEL DE CERVANTES
¡Quién fuera
tan previsor!
Los años en que serví
las banderas del trabajo
codo a codo
con el ángel del Sudor
en la frente,
la Fatiga y el Dolor
de engendrarme cada día
saliendo a ganar el pan,
no se perdieron;
                          ¿o sí?
Miro mi hoja de servicios:
cuelga de un clavo en el baño.
Hace ahí bien su papel
de rollo higiénico, sí.

Si te gusta la obra de Agustín Calvo Galán, te recomendamos leas su libro ‘Escozor nuestro de cada día’ de la Editorial Ultramarina (España). ¡Todos los libros son hechos uno por uno: son únicos!


Envíos a toda Europa: http://www.tiendaultramarina.com/category.php?id_category=37


Saludos del Equipo PLACA


#Reseña. El poeta y crítico #Agustín Calvo Galán ha escrito una reseña sobre Larva seguido de Cerca de Pilar Fraile

agustin-calvo-galan_editorial-ultramarina

Esta entrada ha sido publicada originalmente en: http://www.revistadeletras.net/larva-seguido-de-cerca-de-pilar-fraile-amador/

La colección Transatlántica, dirigida por Juan Soros, de la editorial Amargord, viene publicando algunos libros dobles, libros que contienen dos obras poéticas de un mismo autor, utilizando la curiosa fórmula de componer un único título con el nombre de ambos poemarios; así, tras un título tan enigmático como LARVA seguido de CERCA descubrimos un libro compuesto por dos obras de Pilar Fraile Amador, poeta salmantina afincada en Madrid. Indudablemente, resulta un hallazgo feliz unir dos obras diferentes, pues nos permite presenciar un diálogo o un juego de extraordinarias posibilidades estilísticas e interpretativas a la luz del desarrollo que cada autor da a su quehacer poético.

Pero, vayamos por partes. En primer lugar, “Larva” resulta una obra intimista en la que Pilar Fraile escribe desde y/o hacia un hondo interior, y nos plantea su propia regeneración personal, también regeneración poética, a través de la fragilidad de una búsqueda implícita en los ciclos biológicos o naturales y encaminada hacia una purificación ritual de la existencia y, consagrándola, poder preservar su continuidad. Desde el primer poema, la poeta se abre a la naturaleza como conciencia de reinvención:

con estas manos de

preciso animal hago

leña de mi nombre

y espero la simiente

    En cada uno de los poemas Pilar Fraile nos propone un ritual compuesto por pequeños gestos que se van transformando en la contemplación de su propio ser; también en autodestrucción para conseguir extraer de las ruinas un nuevo armazón sobre el que sustentarse, donde el yo poético de la autora se refleja en un tú corporal, animal, orgánico que se va inventando en un tiempo y en un espacio muy determinados: en la secuencia simbólica que trascurre entre la muerte y la germinación. Por otro lado, va creando tensión e intensidad desde la unión de aparentes inconexiones, textuales o semánticas, que atrapan, más allá de toda metáfora, antítesis o desconcierto, la atención del lector, pues consigue conexiones inesperadas y luminosas, al igual que las neuronas se unen gracias a la sinapsis, como si de auténticos impulsos nerviosos se tratara.

La poeta recrea un mundo germinador ya desde el título, pues la larva, como la semilla, pero en este caso desde un punto de vista animal, resulta una metáfora perfecta del esfuerzo por asumirse, crearse y ser en la transformación.

En segundo lugar, “Cerca” es una obra en la que el yo protagonista se convierte en un nosotros, en una colectividad inclusiva, en un organismo como entidad social. Aquí los poemas tienen forman de prosas breves y se desarrollan con cierta narratividad, con circunstancias y un desarrollo temporal muy marcado, y donde la naturaleza aparece de nuevo, pero desde otro punto de vista, ahora en la asunción de la crueldad natural, en la que el hombre se relaciona con la naturaleza desde una colectividad única, y lucha y es continuidad gracias a la delimitación que el orden natural impone.

Todo ello centrado o cercado en un ámbito onírico en el que se van desarrollando vivencias de un mundo rural, antiguo y telúrico, de un lugar colectivo vivido con la avidez de la infancia, de un pasado recuperado con cierto sabor cruel, escatológico y agridulce, y que hace de la memoria un campo abonado también para el surrealismo:

(…) las piernas se estrechan debajo de nosotros como cuerpos de pez

Al fin, el diálogo que el libro propone entre ambas obras hace que las palabras toman un rol protagonista y jueguen con todos sus posibles significados, pero no para debilitar o diluir el sentido de lo escrito, sino para reforzar y crear un camino nuevo, de semántica propia, desligado de ataduras gramaticales o sintácticas, que la poeta consigue con una admirable contención expresiva, exenta de cualquier ornamento innecesario, construyendo imágenes poderosas, metáforas de una belleza natural y poco común, como por ejemplo:

(…) donde las mujeres vuelven a hacer de la muerte algo comestible

Y es que la muerte como regeneradora de vida es el gran espectáculo de destrucción y edificación que nos ofrece la naturaleza y que Pilar Fraile sabe interiorizar, recrear y transformar poéticamente en estas dos sugerentes obras.

Si te gusta la obra de Agustín Calvo Galán, te recomendamos leas su libro ‘Escozor nuestro de cada día’ de la Editorial Ultramarina (España). ¡Todos los libros son hechos uno por uno: son únicos!

 

Envíos a toda Europa: http://www.tiendaultramarina.com/category.php?id_category=37

 

Saludos del Equipo PLACA


#Poesía. Poemas breves de #Agustín Calvo Galán


agustin-calvo-galan_editorial-ultramarina

Esta entrada ha sido publicada originalmente en: http://diariopoliticoyliterario.blogspot.com.es/2013/03/poemas-breves-de-agustin-calvo-galan.html

Lo que escribo
viaja sin mí.

  *

Mi idioma
dice lo mismo y
su distinto
sin contradecirse.

  *Destejo lo que escribo,
araño y escupo,
pero me continúa.*

Estas líneas me llevan la contraria,
son el antídoto
a favor de mí mismo.

*

Todo lo bueno
se desvanece
en la papelera.

*

Ni siquiera el idioma
nos ayuda a ser nosotros mismos.

*

País,
un viejo cuerpo que se esfuerza
y no consigue ser joven.

*

El grano y la paja
son dos caminos distintos
de una misma e inseparable
trama.

*

No hay lugar
en la planicie absoluta
solo somos el medio.

*

Extranjero

Tan pronto olvido como
me niego en el insomnio
ese
es
ser
que soy.

*

Para que me entiendas
yerro.

*

Escribir,
podar en la oscuridad.

*

Bien que lo cierto
es no tener razón.

Agustín Calvo Galán (Barcelona, 1968) es un poeta aumentado, pues es también un excelente poeta visual y conceptual. Ha realizado numerosas exposiciones de poemas visuales, tanto individuales como colectivas. Como poeta del verbo solo, ha publicado, entre otros, los libros Poemas para el entreacto (2007), A la vendimia en Portugal (2009), Escozor nuestro de cada día (2012), y los pliegos Proyecto desvelos, que tienen nombre de su actual blog. Está incluido en la antología de 2007 de la editorial Calambur Poesía visual española (Antología incompleta).

Si te gusta la obra de Agustín Calvo Galán, te recomendamos leas su libro ‘Escozor nuestro de cada día’ de la Editorial Ultramarina (España). ¡Todos los libros son hechos uno por uno: son únicos!

Envíos a toda Europa: http://www.tiendaultramarina.com/category.php?id_category=37

Saludos del Equipo PLACA


#Reseña del #poemario “Y se llamaban Mahmud y Ayaz” de Agustín Calvo Galán.

agustin-calvo-galan_editorial-ultramarina3
Y se llamaban Mahmud y Ayaz
José Manuel Lucía Megías
Amargord ediciones, (Colmenar Viejo, Madrid) 2012

La consecución de los derechos individuales en Occidente ha implicado, en parte, un cierto conformismo economicista y acomodo cobarde hacia otras realidades y, por tanto, el abandono de unas reivindicaciones más humanistas y universales. Además, a menudo las naciones occidentales han mandado señales del todo contradictorias haciendo prevalecer sus intereses geopolíticos y económicos, especialmente en relación al tercer mundo o al gigante chino, por encima de los valores éticos que dicen defender. La historia es conocida: democracias que han asumido para sus ciudadanos derechos como las libertades civiles, no las han tolerado en países que consideraban bajo su campo de influencia (no hace falta recordar aquí la política de EEUU en relación a Latinoamérica o de Francia hacia sus excolonias africanas). En este contexto, que los grandes aliados de Occidente en el mundo árabe sean monarquías como la saudí, régimen equiparable a cualquier dictadura, que promueve una visión anquilosada y reduccionista del Islam, resulta ser un mensaje muy negativo para los individuos y los pueblos del mundo entero que están luchando por sus libertades.

Por otro lado, de igual manera como ocurría en los tiempos en que la Santísima Inquisición impartía justicia en los países de la cristiandad latina, aplicando la pena capital como forma de eliminación de elementos socialmente extraños y, por tanto, con el fin de conseguir una homogeneización ideológica y religiosa casi total, la pena de muerte se sigue usando en numerosos países no sólo como arma política sino también como forma de control social.
Así, la noticia de la ejecución de dos menores de edad en 2005, en Irán, acusados de haber violado a otro menor y de haber tenido ellos mismos comportamientos homosexuales, da pie a José Manuel Lucía Megías para escribir Y se llamaban Mahmund y Ayaz no solo como denuncia de aquellos hechos sino sobre todo como asunción de nuestra propia culpabilidad por el silencio que, en demasiadas ocasiones, mantenemos en torno a los derechos humanos en el mundo entero.
De esta manera, a la ignominia y a la farsa jurídica iraní, el poeta añade:
Y por encima de todo
fue también necesario nuestro silencio.
Y no se limita a nombrar a los muchachos vilmente ahorcados, -nombrarlos una y otra vez, como se invocan a los héroes o a los dioses-, ante la satisfacción de una multitud de exaltados, sino que les da voz; y el libro se llena, frente a la barbarie más absoluta, frente a la mentira inventada por las autoridades, de la verdadera mansedumbre de un amor que los resucita en lo eterno:
Morir por amarnos.
Morir por aquello que nos dio la vida.
Y la poesía contenida en el libro de Lucía Megías se crece incorporando, además, informaciones por todos conocidas y que podríamos entresacar de las secciones de internacional de todos los periódicos. Así aparece el presidente Ahmadineyad dirigiéndose a los estudiantes de una universidad norteamericana y diciéndoles que en su país no existen homosexuales; también se menciona su política de amenazas y/o de enriquecimiento de uranio, temas que surgen como el gran juego de despiste y confusión promovido por un régimen totalitario, teocrático y arrogante, que proporciona las coartadas perfectas a las naciones occidentales para que desvíen su atención sobre la complejidad y el verdadero sufrimiento del pueblo iraní.
Lucía Megías construye sus poemas unas veces como oraciones, creando en la repetición de ciertas frases los mantras que irán penetrando en nuestras conciencias y que nos despertarán a una terrible realidad; otras veces como crónicas contra la ignorancia y el silencio cómplices, crónicas que escarban en lo no evidente, que sobrevuelan la sucesión de acontecimientos -que nos impiden entender el mundo global debido, en gran medida, a la excesiva acumulación de noticias locales e informaciones parciales- como el esfuerzo por despertar del sopor etnocéntrico en el que vivimos, donde el confort es liberador y arrogante, y el conformismo es desconocimiento y abandono de la causa por la libertad en el mundo entero; finalmente, otra parte de los poemas se adentran en la temática amorosa asumiendo una tradición literaria universal -de la que podríamos poner cientos de ejemplos: desde la literatura trovadoresca occidental hasta la persa clásica-, donde la sublimación del amor se realiza superando la corporeidad de la vida misma:
Me podrán quitar la vida, arrancármela.
Pero nunca este amor que ahora siento.
Por último, el poeta escribe desde el compromiso por lo humano, no desde el adoctrinamiento ni desde la intencionalidad de un lobby (acusación que a veces algunos grupos conservadores han lanzado contra los intelectuales homosexuales, como si la consecución de los derechos individuales fuera una cuestión que solo afecta o beneficia a una parte de la población), sino desde la emoción personal transmitida en versos llenos de razón y sensibilidad. Y se llamaban Mahmud y Ayaz surge así como una obra no solo llena de valores y compromisos, no solo llena de conciencia y de amor hacia los dos muchachos ajusticiados, sino también como poesía escrita desde la libertad personal y estilística de un creador genuino que hace de la autocrítica resistencia y comprensión de la complejidad humana.
Fin de artículo.

Si te gusta la obra de Agustín Calvo Galán, te recomendamos leas su libro ‘Escozor nuestro de cada día’ de la Editorial Ultramarina (España). ¡Todos los libros son hechos uno por uno: son únicos!

Envíos a toda Europa: http://www.tiendaultramarina.com/category.php?id_category=37

Saludos del Equipo PLACA


Agustín Calvo Galán, A la vendimia en Portugal.

agustin-calvo-galan_editorial-ultramarina

Nuestro amigo Agustín, que dirige el blog las afinidades electivas, publicó con nosotros A la vendimia en Portugal, en la primera serie de libros de la colección, nos ha hecho llegar los enlaces a los comentarios que generó su obra. Aquí los dejamos:

http://www.elciervo.es/html/default.asp?area=libros&libro=264

http://iselca.blogspot.com.es/2010/01/la-vendimia-en-portugal.html

http://dvdediciones.com/firmas_acalvogalan.html

http://www.acec-web.org/spa/oo.asp?art=321

http://ivanhumanes.blogspot.com.es/2010/01/la-vendimia-en-portugal.html#!/2010/01/la-vendimia-en-portugal.html

http://blogs.larioja.com/pequena/2010/05/12/div-style-text-alig/

http://elbalconenfrente.blogspot.com.es/2010/02/y-hay-todavia-un-tercer-aspecto-que-tal.html

http://www.canal-l.com/index.php?id_video=118

http://www.youtube.com/watch?v=Ptw0eAgCsIQ

http://www.youtube.com/watch?v=OUOwr1sbH-s

Un abrazo!”

 

Mensaje publicado originalmente en:  http://fragmentariablog.wordpress.com/2013/01/23/agustin-calvo-galan-a-la-vendimia-en-portugal/comment-page-1/#comment-1

Esperamos ayude a difundir!


“El mal hombre”, de Rubén Romero Sánchez, por Agustín Calvo Galán

Información extraída de: http://www.revistadeletras.net/

“El mal hombre”, de Rubén Romero Sánchez

El mal hombre. Rubén Romero Sánchez
Legados Ediciones (Madrid, 2012)

El poeta madrileño Rubén Romero Sánchez nos trae en este El mal hombre la reconstrucción de un tiempo presente vivido en primera persona y con el sabor de una dulzura muy amarga como base creativa. El libro se divide en cinco partes, llamadas “cantos”, bajo los títulos “del amor”, “de la traición”, “del tálamo”, “del olvido” y “del perdón”, donde el poeta va escribiendo desde y sobre el hombre a contracorriente o más bien sobre el antihéroe actual, un ser que podría ser un fracasado, el mal hombre del título, pero que Rubén convierte aquí, en cualquier caso y por encima de otras consideraciones circunstanciales, en la presencia vital y la fortaleza del buen creador.

Por supuesto, en El mal hombre maldad y bondad nunca son tomadas como nociones éticas, sino como resoluciones: la aceptación o el rechazo de las normas establecidas e impuestas por una sociedad llena de situaciones paradójicas e injusticias. Y así, la noción de fracaso siempre vendrá impuesta por los que se atreven a juzgarlo todo desde su pensamiento único: los adalides oficialistas de lo establecido y los mantenedores a toda costa de la paz social. Al fin, la rabia -no tanto por el fracaso o la derrota (palabras que se repiten varias veces a lo largo del libro) sino más bien como voluntad indomable de ser- se canaliza en los versos del poeta con sabio descaro y, sobre todo, con ironía y vitalidad.

Ni siquiera el amor se salva en esta hoguera de las decepciones, el amor y el abandono se juntan como extremos de una misma realidad en forma de traición, engaño y, especialmente, de herida personal, pero también de herida común a muchas personas:

He viajado por todos los cuerpos del mundo

y siempre encontré las mismas heridas nunca curadas, (…)

Rubén Romero Sánchez (foto: Legados)

El mal hombre es también un punto de encuentro de la mejor tradición norteamericana de la poesía naturalista o realista, sucia y narrativa (desde Whitman a Bukowski, pasando por Carver) con el mejor clasicismo español de tradición sarcástica e irónica y desmesura imaginativa que iría desde Quevedo hasta Gloria Fuertes. Por otro lado, y al mismo nivel que la tradición literaria, el libro se llena de sonoridades, de memoria colectiva musical y sentimental que pasa por algunas de las mejores canciones de Leonard Cohen, Lou Reed o de Bruce Stringsteen.

Por tanto, El mal hombre está recorrido por la esencia de una creatividad amarga, por la dulzura de una caída que sirve a Rubén Romero Sánchez de materia poética de primer orden. Así, dice el poeta:

¿Que qué es poesía?

Y qué más da,

¿acaso va a pagar nuestra hipoteca a la vida?

Lejos de cualquier preciosismo estético, se busca el realismo natural del habla como manera de poetizar no sólo lo cotidiano sino, sobre todo, una existencia sin idealizar. Y lejos de una postura formal establecida se adentra en el eclecticismo de las mil influencias aceptadas y asumidas, contradictorias y sinceras, que convierten la poesía de Rubén en una voz auténtica y original.

Y, al fin, sólo la locura del más cuerdo (en un mundo al revés, donde las apariencias sociales dejan de ser banales para pesar como sustanciales gracias a la propaganda imperante: monocultivo cultural de los medios de comunicación actuales), puede atreverse a darnos una lección sincera de poesía y de vida, de heterodoxia frente al relativismo indiferente, vulgar e hipócrita que nos rodea.

Agustín Calvo Galán
http://proyectodesvelos.blogspot.com.es


Agustín Calvo Galán comenta el “Catálogo de parafilias ilustradas (PervertiDos)” de Editorial Traspiés.

Dice la frase hecha que en la variedad está el gusto. La variedad, en muchas ocasiones, no se puede conseguir sin una buena oferta; sin embargo, la variedad en el comportamiento sexual sólo depende de nuestra propia imaginación. Es así como podemos explorar filias (es decir, afectos) más allá de lo establecido en una relación sexual convencional también gracias a la literatura o el arte. No es un tema menor en tiempos de uniformidad y discursos únicos –especialmente en los ámbitos de la comunicación de masas- tendentes a congraciarse con la banalidad normalizada, exagerar las dimensiones protésicas, aplacar la imaginación por no tener precio y apartar lo desconocido por incontrolable. Esta segunda entrega del Catálogo de parafilias ilustradas (la primera se había publicado hace un par de años bajo el título de Perversiones), que Ediciones Traspiés ha publicado dentro de la colección “Vagamundos”, no es sólo un libro magníficamente ilustrado y atractivo -como acostumbran a ser todos lo libros de la editorial granadina-, sino que además, osa desvergonzadamente ampliar la capacidad imaginativa y el anhelo de excitación de los lectores a través de una colección antológica de relatos en los que, en numerosas ocasiones, lo literario o lo metaliterario juega un papel más allá de la relación libresca entre autores y lectores.

+info


Agustín Calvo Galán escribe sobre “Libro de precisiones” de Miguel Ángel Contreras.

El poeta granadino Miguel Ángel Contreras acaba de publicar su primer libro de poesía bajo el significativo título de  Libro de precisiones; significativo pues la palabra “precisión”  no suele aplicarse a la poesía, especialmente a la poesía actual, que parece debatirse o batirse en campos donde la imprecisión, la incertidumbre o el hermetismo juegan a la libertad creativa como justificación de sus debilidades, de su ausencia de definiciones y, por qué no decirlo, de su interés. (más…)