Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Román PC

Román PC

Epitelios

Román PC

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde aquí puedo ver el vuelo de las aves y

más abajo, la silueta de la ciudad en la que

vivo. La distancia me oculta sus rasgos pero

aun soy capaz de distinguir el movimiento

de los pequeños objetos en las calles.

Los conozco a casi todos. A diario coincido

con ellos en la escalera, la parada del autobús, o en mi propia casa, aunque no creo que

ninguno me recuerde. Tal vez unos pocos,

pero a esos prefiero olvidarlos.

Me gusta observar, incluso lo que no dicen.

Cuando observo, sus cuerpos crecen lentamente. Adheridas al fondo de las copas crecen las uñas y los senos, y las silabas amontonadas en la forma de sus labios. Los observo a

todos y también el vuelo de las aves.

Desde aquí, lentamente.

Para que me recuerdes

me rehogo en tu ácido.

Por tu centro circulo

arañando epitelios

con espinas de muerto,

con vértebras sin plumas.

Desde el cardias asedio

tu boca de naranja

con dientes de clausura.

Escalo tu esófago

por dentro, con escamas.

Sin permiso la alcanzo,

ocluyendo papilas

circundando tus dientes,

me rebalso en tu estancia

y me expiro en tus fosas.

Asfixiada desgajas,

en tus labios fluidos,

elocuencias íntimas

de órganos profundos.

Y me arrojas sin tregua,

en visceral cascada

de aromas y esencias.

Con efluvios de dentro

te impregno por fuera.

Me rehago en tu náusea

berenjena de carne

y cabezas sin cresta.

Desde el suelo te miro

con los ojos redondos,

y los peces abiertos,

con globos sin párpado.

18/12/2007

Son lombrices que horadan

su luz en la profunda,

hasta la ciudad que huella

la tierra subterránea.

Urden umbilicales,

los que siempre retornan,

disueltos en el luto

del que pudre las piedras.

Son los que no vivieron

ni después de la vida.

Los que anudan ombligos

y convocan difuntos.

Rostros en el estómago

de su casa cuadrada

con un dolmen de carne

esculpido de ofrendas.

Son los que siempre buscan

su nombre en una orla.

Los que esperan su gracia

al final del recuerdo.

Tienda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s