Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Manuel Moya aparece en el blog “Poetas para el Siglo XXI”

Manuel Moya Escobar, escritor, traductor y crítico literario, nació en Fuenteheridos (Huelva) en 1960. Se define como un viajero incansable que en la actualidad reside en su pueblo natal y desde donde dinamiza la vida cultural de la comarca serrana, llevando adelante proyectos como la Asociación Literaria Huebra o la revista electrónica de literatura: Hwebra.

Manuel Moya nació en Fuenteheridos (Huelva) en 1960. Su primer libro de poesía La noche extranjera, data de 1994 y el último, Interior con islas (Ed. Pre-textos, Valencia, 2006). Entre medias una docena de publicaciones poéticas y dos antologías: Habitación con islas (1999), traducida íntegramente al francés (Ed.Harmattan, Perís, 2007) y al portugués (Ed. Palabra Ibérica, 2008) y la más reciente Años de servicio (A. L. Huebra, Zafra, 2006). Es autor de la novela La mano en el fuego (Ed. Calima, 2006) y de un par de libros de relatos (Regreso al tigre y La sombra del caimán) que han obtenido una muy buena acogida crítica. Ha sido premiado con G. Celaya, Ciudad de Las Palmas, Ciudad de Córdoba, Leonor o Fray Luis de León… Traducido al italiano, al inglés, al francés, al euskera, al portugués… e incluido en importantes estudios y antologías de la poesía española de los ́90, tanto en su labor de poeta como de narrador. Bajo el heterónimo de Violeta C. Rangel ha editado dos libros: La posesión del humo (Ed. Hiperión, 1997) y Cosecha roja, (Ed. Baile del Sol, Tenerife, 2007) y bajo el de Umar Abass El sueño de Dakhla (Ed. Algaida, Sevilla, 2008). Ha traducido Libro del desasosiego de F. Pessoa (en prensa), así como a otros autores portugueses e italianos. Se ha ocupado críticamente de autores como Bergamín, M. Pizarro, Arcensio o Pérez Infante y co-dirigido el proyecto editorial La biblioteca de la huebra.

Obra en prosa
Cielo Municipal (Cuentos), Ayto de Oria, Almería, 2008
Majarón (Novela) Ed. Baile del Sol, Tenerife, 2009
[http://www.guadalturia.es/libros/La_tirra_negra.html La tierra negra (Novela), Ed. Guadalturia, 2009 ]
Regreso al tigre (cuentos) Ediciones AR, Sevilla, 2000
[http://www.calimaediciones.com/ficha_libro.asp?cod=139 La Mano en el Fuego (Novela) Ed. Calima, Palma de Mallorca, 2006) ]
La sombra del caimán y otros cuentos (Cuentos) Ed. Onuba, Huelva 2006)
Premios:
Premio Gabriel Celaya, 1993
Premio Ciudad de Córdoba, 1997
Premio Ciudad de las Palmas, 2000
Premio Leonor de Poesía, 2001
Premio Fray Luis de León , 2005
Premio Vicente Presa, 2007
Premio Salvador Rueda, 2008
Premio Faroni de Microcuento, 2006
———————————————————————-

DUDAR, dudar hasta caer rendido,

muerto de vida, intacto. Dudar hasta quedarme

sin sitio, ni argumentos.

Dudar hasta que sangren las uñas y el estómago,

hasta que ya la noche se me rompa

con su armazón de plomo y dexedrina.

Dudar sobre la arena hollada.

Dudar ante el granizo o el rubor, ante tus manos,

dudar, dudar, al fin,

______________desde el principio.

———————————————————————-

CANCIÓN DEL TAJO

Me quiero navegable como el Tajo

y que un hato de lucios o de tencas

salten por mi vientre.

En invierno quiero dar calor a una comarca

y en verano arrancar el escalofrío de un niño.

Me quiero navegable

y que los barcos crujan en mis huesos

y bailen las muchachas al compás de una orquesta,

que los viejos pesquen en mi orilla

y no falte al arenero su jornal, su vaso de alma.

Me quiero navegable y ser por un momento

reflejo de esos pájaros que cruzan

volando el continente,

nubes a quienes nada importa

quedarse en el camino

o deshacerse como uva en el lagar del cielo.

Me quiero navegable y estar pasando a veces

y cantar a mi modo

canciones muy sencillas y tristes.

———————————————————————-

SALARIO

A cada hombre su luna y su salario,

su tanto de sal, su pobre mano

abrasada y hueca. Yo fui

con esos hombres y como uno de ellos

he vuelto a casa con la luna en los ojos.

Como cualquiera de ellos

he visto sucederse la lluvia en los plantíos

y el sol en los últimos jaguarzos de la tarde,

cuando es la luna todavía un ojo helado.

Cada hombre tiene su luna y su prodigio,

su tormenta y su hora de estar viendo llover

impasible a la lluvia. Yo vi a los hombres,

a muchos de esos hombres llegar ante mi puerta,

llamarme por mi nombre y pues he sido

uno de esos hombres, y con ellos

dormido en el barbecho

y grabado en este tronco mi memoria

y su sazón, me vuelvo ahora,

aterido y débil en pos de mi salario.

Fuente

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s