Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

“Messi es el mejor, pero no es un mito como Maradona” Juan Villoro

Marcos González Cezer e Ignacio Uzquiza
El escritor mexicano Juan Villoro afirmó hoy que “Lionel Messi es el mejor futbolista del mundo pero todavía no es una leyenda como Diego Maradona, el gran mito del fútbol”.

Al mismo tiempo, y en una entrevista exclusiva con Télam, Villoro consideró que el entrenador César Menotti “creó un camino de superación” en el fútbol de su país y elogió el juego de Barcelona de España, equipo del que se calificó como “simpatizante”.
“Messi es el mejor jugador de fútbol del mundo claramente.

Pero no es todavía una leyenda ni un mito como lo es Maradona. Por muchas razones: para empezar debería triunfar con la Selección Argentina, que hasta el momento es el gran tango del desencuentro”, manifestó Villoro en la entrevista con Télam.

“Las cosas que hace Messi en el campo son únicas, posiblemente desde el punto de vista técnico y con lo que vaya a rendir en el futuro será, a nivel records, superior a Pelé y Maradona”, dijo.

Y agregó: “Le hemos visto una capacidad de anotar además en circunstancias totalmente inauditas como marcar de cabeza en la final de la Champions League siendo uno de los jugadores más bajitos del planeta o anotar en otra final del Mundial de Clubes, en tiempo extra, con el pecho, es decir jugadas totalmente inverosímiles. Es único”.

Villoro, nacido el 24 de septiembre de 1956 en el Distrito Federal de México, es autor entre otros libros de “La noche navegable”, “Albercas”, “La casa pierde”, “Los culpables”, “Safari accidental”, “Funerales preventivos”, “Los once de la tribu” y “Dios es redondo”, los dos últimos sobre fútbol.

“El caso de Messi es extremo porque es alguien que nunca jugó en un club de acá, entonces no le han podido dar las gracias y eso me parece muy importante. Cuando el holandés Johan Cruyff llegó al Barcelona se sorprendía de que la gente, en vez de felicitarlo por jugar bien, le diera las gracias. Ahí entendió que cuando te dan las gracias es que se identifican tan plenamente con el triunfo que lo consideran propio”, explicó el escritor.

“Es distinto felicitar a un jugador por ser el más grande del mundo que darle las gracias por lo que ha hecho por ti, y ese paso es el que ha faltado con la hinchada argentina para Messi para que tenga una altura como la de Maradona”, siguió.

En otro tramo del diálogo con Télam, Villoro, ganador del Premio Herralde 2004 con su novela “El testigo”; del Rey de España el año pasado y en 2006 del Vázquez Montalbán por su obra “Dios es redondo”, se refirió a Diego Maradona.

“Es el gran mito del fútbol. Es el único jugador de fútbol del mundo que marcó él sólo una diferencia en un deporte de conjunto, de una manera definitiva”, consideró Villoro.

“Generó la impresión en el Mundial del 86 que casi cualquier selección hubiese podido ser campeón con Diego como líder. Ese liderazgo unánime, es como el Espartaco del fútbol, el gran liberador de las emociones, un gran motivador, de una humildad increíble dentro del campo, con enormes tesis conspiratorias fuera de él, que le ayudan a los jugadores a motivarse también”, dijo.

“Y además -continuó-, Maradona es un propio constructor de su mitología en tiempo real porque anotar un gol con la mano y que no lo vea el árbitro es una picardía interesante, pero decir que fue la mano de Dios es crear un mito y eso tiene también Diego, esa capacidad de mitificarse y también de estar cerca de sus compañeros con esa motivación”.

Además, Villoro afirmó que el entrenador argentino César Luis Menotti, campeón mundial en 1978, “convirtió en mayores de edad a los futbolistas de la Selección mexicana”, que dirigió durante un año y medio desde 1991.

“Llegó con un discurso que nadie había escuchado, es la principal fuerza retórica que tuvo el fútbol mexicano, nadie ha hablado tanto, ni con tantas frases subordinadas, como Menotti.

Llegó y a los futbolistas los hizo sentir responsables y creó una gran generación de jugadores que luego han sido entrenadores o comentaristas de televisión o radio”, enfatizó.

Para Villoro, Menotti “los hizo conscientes de una responsabilidad. El futbolista mexicano es obediente, es fácilmente comunitario, hace grupo, pero le cuesta trabajo asumir responsabilidades e iniciativas, le cuesta trabajo liberarse y atreverse”.

“Menotti les dio esa responsabilidad y creó un camino de superación del fútbol mexicano en el que estamos estancados. El fútbol mexicano dio un salto con Menotti pero no hemos podido dar el siguiente salto de trascender un poco más”, remarcó.

Por otra parte, Villoro exaltó las figuras de los escritores argentinos Osvaldo Soriano y Roberto Fontanarrosa, el uruguayo Eduardo Galeano y el español Manuel Vázquez Montalbán, quienes realizaron innumerables trabajos sobre el fútbol.

“Galeano, Soriano, Fontanarrosa, Vázquez Montalbán…

rompieron un prejuicio de que la gente de izquierdas dejaran de considerar al fútbol exclusivamente como pan y circo, como enajenación del pueblo y los intelectuales como un embrutecimiento demencial para el populacho y lo vieran de otro modo”, explicó Villoro.

“¿Por qué hay que verlo de otro modo? Bueno, el fútbol es la principal forma de entretenimiento en el planeta, es la forma de esparcimiento mejor repartida y organizada. Para conocer una época es importante conocer cómo se entretenía la gente, porque si queremos saber cómo era el imperio romano hay que saber cómo se divertían los romanos. Es un espejo en ese sentido muy importante de nuestra sociedad con lo bueno y lo malo que tiene”, contó.

Y puntualizó: “Entender eso es entender el mundo en el que estamos y a eso contribuyeron mucho esos escritores, que rompieron con el prejuicio y crearon un sistema para entender el fútbol como algo más significativo que el simple hecho de `chutar` un balón, porque ahí delegamos emociones, ilusiones, supersticiones, es decir también el fútbol nos representa mental y culturalmente”.

En el diálogo con Télam, Villoro, quien cubrió para diversos medios los Mundiales de Italia 1990, Francia 1998, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 y “sufrido hincha” del club Necaxa, de su país, confesó que le sería “muy difícil justificar los fines de semana” sin fútbol, deporte por el que, reveló, se “deprimió mucho”.

Asimismo, confesó que en la semana “todo” lo estructura “en torno a los partidos”.

“Tuve la adicción por el rock, el heavy metal, y lo sigo escuchando pero no con la misma dosis de interés o impaciencia que antes”, dijo.

“En cambio el fútbol es algo que me parece totalmente adictivo. Si no existiera, para mí sería muy difícil justificar los fines de semana. De ahí que cuando las temporadas tienen pausas siento un vacío prácticamente existencial, me agarra un síndrome de abstinencia difícil de superar; los otros deportes o actividades de la vida no me compensan lo que me da el fútbol”, comentó.

“Estructuro mucho la vida en torno al fútbol. Por ejemplo es muy interesante pensar nuestra propia biografía a partir de los Mundiales”, expresó.

“Son cortes cada cuatro años que nos permiten darnos cuenta si estábamos casados, si nos estábamos divorciando o nos íbamos a casar. A veces me olvido quién era mi novia, pero no me olvido que Pelé marcó dos goles y ahí caigo en la cuenta quién era la mujer que me acompañaba en esos momentos”, concluyó Villoro.

Lee el artículo integro aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s