Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Alberto Chimal y “La Roña” vía Milenio.

Recordó haber empezado a leer desde una corta edad, pues ante la ausencia de televisión, su madre le contaba varias historias, pero cuando ya no hubo más relatos por contar, se dirigió a los libros.

Ciudad de México • Las obras de escritores como Isaac Asimov (1920-1992) y Edgar Allan Poe (1809-1849) fueron de las primeras lecturas que inquietaron al mexicano Alberto Chimal (1970), que lo entusiasmaron con la lectura y que a la postre lo llevaron a inmiscuirse en este mundo al que hoy pertenece.

Así lo comentó el propio autor, durante una entrevista con “La Roña” (Darío T. Pie), quien en el marco del ciclo “Entre letras y palabras” lo inquirió de manera divertida lo mismo sobre temas políticos que literarios, a fin de conocer desde sus influencias hasta sus anécdotas como escritor.

Organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes, en el Centro Cultural del Bosque, la sesión transcurrió de manera hilarante ante las ocurrencias del actor Darío T. Pie, quien en su personaje de “La Roña”, le aseguró que lo que ha leído de él le parece virtuoso.

“…además de que me lo ha confirmado tu signo (zodiacal), eres el exacto, el minucioso, que registra paso a paso, el que corrige la coma tres veces hasta encontrarle su lugar”, le comentó.

Ya con más confianza, Chimal recordó haber empezado a leer desde una corta edad, pues ante la ausencia de televisión, su madre le contaba varias historias, pero cuando ya no hubo más relatos por contar, se dirigió a los libros.

Mencionó que las primeras obras que leyó fueron de ciencia ficción, principalmente del escritor ruso, naturalizado estadounidense, Isaac Asimov, y también algunos cuentos de terror de Edgar Allan Poe.

El también dramaturgo y ensayista habló además un poco sobre su novela “Los esclavos” (2009), donde una pornógrafa y un millonario gustan de someter a sus lacayos; una bailarina y un burócrata, respectivamente, en donde todos los personajes rebasan sus propios límites.

“Tienes una mente ´Mengeliana´, en el buen sentido de la palabra, y ese pensar es el que persiste en toda la obra”, consideró “La Roña” sobre el libro, haciendo alusión al científico nazi Joseph Mengele, célebre por sus formas de tortura.

El escritor mexicano también contó que alguna vez estuvo a punto de trabajar como asistente de Elba Esther Gordillo, aunque finalmente se negó pues alguno de sus amigos desempeñaba las mismas labores para otro funcionario y, al ver su tarea, desechó la idea.

En la recta final, Chimal leyó un pequeño cuento titulado “Imperfecciones”, de su más reciente libro “83 novelas” (2011), disponible en internet, que es un experimento, en una etapa en la cual el libro electrónico gana terreno.

Al término de la sesión, Chimal confesó que se sintió un poco abrumado: “yo fui actor aficionado, pero de ninguna manera tengo las tablas, entonces ´La Roña´ me impuso un poco, pero me da gusto que le haya interesado mi trabajo y que lo hayamos discutido aunque sea un poco”, concluyó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s