Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Recomendaciones literarias para superar la crisis económica por Eric Uribares vía La Jornada

Hace unas semanas, durante una lectura pública de textos pertenecientes a perfectos desconocidos (entre los que me incluía), con trayectorias literarias de mediano pelo tirándole a una calidad cuestionable, me topé con una novela que me dejó boquiabierto.

Su autor, Sebastían Murrieta Palafox (Cocula, 1970), un estilista dueño de un salón de belleza en su pueblo natal. Ha participado en varios talleres literarios, y según supe horas después frente a unos mezcales, prefiere las novelas de amor y aquellas “donde la muerte ni siquiera se insinúa” por encima de las historias del narco “que nos cayeron como avalancha sobre hamaca”.

Pero regresemos a la novela que tiene a Palafox en la mira de las editoriales europeas: Los años de pan (Editorial Profundo Carmesí, 2010), es la historia de una familia de panaderos en el México del siglo XXV. Un relato a caballo entre la ciencia ficción y el modernismo francés de tintes proustianos, que igual menciona robots que retrata las relaciones de la familia Hernández.

En el México de Los años de pan, todas las familias se apellidan Hernández y los robots no tienen apellido y son mayoría. Pero esta no es una historia del Apocalipsis y no hay conflicto alguno entre las máquinas y la humanidad. Los Hernández tienen una panadería en la que todos laboran sin roces trascendentales para la historia. Tampoco hay desamores o rencores acendrados que arrollen con su vendaval al resto de los personajes.

Es una historia en la que parece no suceder nada importante. El pan sale calientito siempre a buena hora y se acaba poco antes del anochecer, cuando la ciudad duerme y cena, aunque en realidad los que duermen y cenan son pocos, porque la mayoría piensa en el futuro por horas y horas. En Los años de pan, es decir, en el México del siglo XXV, a la gente se le va la vida pensando en el futuro. Come poco, duerme poco,trabaja poco, ama poco porque prefiere pensar en el futuro.

Y si los humanos piensan en el futuro, en Los años de pan, lo robots piensan en el pasado. Miles de millones de robots que sólo piensan en cosas que ya sucedieron, y que por lo tanto, son un poco inútiles. Así que los humanos terminan auxiliando a los robots en tareas sencillas y a veces domésticas: se invierten los papeles.

Con Los años de pan han sucedido cosas interesantes, según me cuenta su autor. “No sólo gané un premio, sino que conocí a mi traductor al catalán mientras le cortaba el cabello”. Y es que al parecer, en un par de meses la editorial catalana Mediterrani de Parules publicará la novela en un tiraje pequeño de 500 ejemplares de encuadernación artesanal que se encontrará en las librerías más concurridas de esos lares.

Me gusta toparme con este tipo de sorpresas, que en esta ocasión fueron dos, un libro y una persona (porque estoy seguro que a ustedes les ha pasado que a veces hay amigos entrañables que escriben pésimos libros y libros geniales escritos por auténticos hijos de puta). Estoy convencido que Los años de pan comenzaron ya a sembrar las semillas de una prosa híbrida, entre juguetona e impersonal que tanto le hace falta a la literatura mexicana.

También me llama la atención su autor, Sebastían Murrieta Palafox, a quien parece agradar la idea de ser un escritor alejado de los otros escritores, de la prácticas convencionales de los escritores, ya saben, elogiarse mutuamente u odiarse mutuamente o ambas cosas al mismo tiempo mientras beben y se platican lo que piensan escribir, que a menudo terminan por no escribir. Sebastián prefiere cortar el cabello mientras piensa en el futuro y escribir mientras piensa en el pasado, un equilibrio que corta de forma transversal sus textos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s