Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Agustín Calvo Galán opina sobre el nuevo título de la Editorial Traspiés. Vía Revista de Letras.

La falacia civilizadora de las potencias occidentales en la colonización del continente africano llegó a su máxima expresión en el Estado Libre del Congo, propiedad privada del rey Leopoldo II de Bélgica desde 1885 hasta 1908. Joseph Conrad fue testigo privilegiado de aquella ignominia, un testigo que llegó a comprender la raíz deshumanizadora de la colonización europea en África, y nos dejó testimonio de ello en alguna de sus mejores novelas.

Pero la presencia de las potencias occidentales en África no cesó con la independencia de sus colonias en la segunda mitad del siglo XX; las metrópolis aprendieron a desprenderse de la titularidad legal y del paternalismo protector sobre aquellos territorios y sus gentes, a cambio de conseguir un tutelaje sin la máscara civilizadora. Se descubrió así la única razón del afán colonizador: el interés por las materias primas y por mantener espacios de influencia y control frente a las otras potencias. Por tanto, en Un puesto avanzado del progreso Joseph Conrad nos sigue hablando de África en la actualidad, de la presencia de los blancos en aquellos territorios, de la presencia de las grandes compañías comerciales (hoy llamadas multinacionales), no sólo de las contradicciones que la dominación blanca supuso durante el siglo XIX, sino también de sus ecos presentes.

Pero Joseph Conrad no sólo denuncia las mentiras de la colonización, también la necedad de los hombres, sea cual sea su raza, pues no se rinde ante el buenismo genérico de lo indígena, sino que toma al ser humano tal cual es, uno a uno, sólo así puede crear personajes auténticos; no por ello oculta que la destrucción de la idiosincrasia tribal y tradicional, a cambio de la Civilización, únicamente ha traído a las poblaciones autóctonas desarraigo, aculturización y más pobreza.

Ediciones Traspiés, en su excelente colección Vagamundos, nos trae Un puesto avanzado del progreso en una edición de gran belleza, de la mano de Federico Villalobos en labores de traducción e ilustración. Los dibujos de Villalobos acompañan con gran sencillez y expresividad un texto cargado de simbolismos, una narración plenamente vigente.

Agustín Calvo Galán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s