Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Entrevista a Juan Villoro por su nueva novela, en Mexicanosenespaña.com

Desde hace muchos años — casi 21 para ser más precisos— todos los fines de semana aparece como parte integrante de la edición sabatina del periódico español El País, el suplemento cultural dedicado a la cultura llamado Babelia, definido por ellos mismos como: “…un cajón de sastre de la cultura y la creación. Arte, literatura, música, arquitectura, artes escénicas y cine, recomendaciones de fin de semana, tendencias…y mucho más.”

Pues bien, ayer, en la edición 1062 de este interesantísimo suplemento, aparecieron tres artículos que tienen que ver de una u otra manera con la cultura y los escritores de nuestro país.

Por principio de cuentas, la periodista Amelia Castilla redacta un interesante artículo bautizado como “Daños elegidos” sobre el trabajo literario más reciente del escritorJuan Villoro: la novela llamada Arrecife. Este autor mexicano que vive a caballo entre Ciudad de México y Barcelona en donde imparte clases en la Universidad Pompeu Fabra, no sólo esta promoviendo la aparición de esta novela, sino que al mismo tiempo presenta la publicación de la novela gráfica La calavera de cristal (con ilustraciones de Bef. Sexto Piso) y los libros de relatos La casa pierde (Alfaguara) y¿Hay vida en la tierra? (Almadía. México).

En esta artículo, Villoro expresa conceptos tan inquietantes como: “Los mexicanos estamos acostumbrados a las crisis, pasamos del país de la revolución institucional al país de la crisis institucional, las devaluaciones y asombros de la realidad son algo que damos por sentado, estamos acostumbrados a estas sorpresas”.

Además de esta entrevista a Juan Villoro, podemos encontrar también la crítica titulada “Hay que escuchar al héroe” que J. Ernesto Ayala-Dip hace precisamente del libro Arrecife y en el que escribe conceptos como éste:

Arrecife es una novela perfecta a la hora de sincronizar el desdén por la vida que se inflige el narrador y el esfuerzo casi titánico, agónico, de un moribundo Mario, el amigo capital, por indicarle la ruta de su salvación definitiva. En esta magnífica novela de Juan Villoro no hay tiempos muertos. Las cosas se suceden con la calculada y fluida lentitud del que narra para saber quién es y hacia dónde enfila su vida. Villoro no es menos sabio como novelista a la hora de transmitirnos la idea del espacio de su relato.

Finalmente también encontramos un reportaje de Luis Prados, corresponsal de EL PAÍS en México, sobre el estado de la narrativa actual en nuestro país. Titulado como “Mas allá de la narcoliteratura” el texto trata de brindarnos un panorama de la nueva narrativa mexicana, sus exponentes, sus motivaciones y la dirección a donde se dirige. Quizá uno de los párrafos que más me han marcado de la lectura de este artículo sea éste:

“Los escritores mexicanos del siglo XXI no forman una generación ni una facción ni un movimiento. Son un grupo de voces individuales, enfrentadas a una realidad mucho más amplia que la del narco en la que las cosas están dejando de ser lo que eran”

+info

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s