Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Javier Moro habla sobre ‘Ladrón de dinosaurios’ de Eric Uribares.

Leer a Eric Uribares puede llevarnos a cometer el error de creer que es un escritor de mayor edad, cuando lo cierto es que es nació a finales de los setentas y que con este libro debuta como cuentista, a pesar de que varios de los cuentos aquí reunidos han sido premiados en diferentes certámenes como el Nacional de Cuento de la Universidad de Monterrey o el Nacional de Cuento Beatriz Espejo.
Pero además el error sobre la edad del autor puede ser inducido por los temas y la forma de narrar que elige Uribares que nos lleva a revisar en El Ladrón de Dinosaurios la figura de varios de las vacas sagradas de la literatura latinoamericana como lo son Augusto Monterroso, Mario Vargas Llosa o algunos de los pilares de la literatura mexicana como Octavio Paz, José Agustín o Juan Rulfo, entre varios que aparecen en sus cuentos.
Pero la revisión que hace Uribares, como mencioné anteriormente, no es sobre la obra de los autores, sino sobre la imagen que de ellos tenemos. Uno en específico aparece en un par de cuentos, recalcando la importancia que sus cuentos siguen teniendo en el imaginario colectivo: Augusto Monterroso. 
El escritor guatemalteco aparece en un par de cuentos de Uribares. El primero de ellos, Ladrón de Dinosaurios, que le da título a todo el libro, nos cuenta la historia de un amigo de la infancia del escritor que se abroga sobre sí la autoría del cuento más famoso de Monterroso, el del “Dinosaurio”, cuento que ya ha pasado a formar parte el inconsciente colectivo nacional. El segundo cuento en el que el escritor guatemalteco aparece en el libro es “Disertación sobre las estrías” en donde Uribares hace un viaje hacia el método de escritura, para preguntarse sobre la exactitud, sobre la belleza, sobre la obsesión que se debe tener para alcanzar la perfección en la literatura. Justamente el cuento del “Dinosaurio” nos da cuenta de ello: la perfección en unas cuantas palabras, la historia reducida a su mínima expresión pero que al mismo tiempo nos cuenta todo. “Disertación sobre las estrías” nos cuenta eso, borrar y borrar para alcanzar con unas cuantas palabras la mayor de las bellezas. Algo a lo que todo escritor aspira, pero que pocos alcanzan y sin duda Monterroso es uno de los pocos elegidos.

+info

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s