Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Alberto Chimal: “Hay una visión del mundo impuesta desde el poder mediático”.

Horacio Kustos es un personaje raro en la narrativa mexicana, y no sólo porque tiene Twitter (@hkustos), sino porque es en sí mismo una saga; tal vez sólo Héctor Belascoarán Shayne, el detective creado por Paco Ignacio Taibo II, tenga esta capacidad para encontrar en varios libros los episodios de su destino. Esta vez, en El último explorador (FCE, México 2012), Kustos hace gala de sus conocimientos históricos, geográficos y científicos, mientras va de una papelería al Polo Sur o descubre la Atántida. Alberto Chimal, padre de Kustos, nos permite adentrarnos al arte, poco frecuentado, de la literatura de imaginación.

 (FUENTE: HOMOZAPPING.COM.MX http://homozapping.com.mx/2012/07/alberto-chimal-hay-una-vision-del-mundo-impuesta-desde-el-poder-mediatico/ )

Daniel Barrón: Últimamente se ha señalado un auge de la crónica narrativa y de las novelas sobre el narco, frente a la literatura de imaginación, como la tuya, ¿a qué crees que se deba?

Alberto Chimal: Yo creo que en este momento tiene que ver con el alza de la violencia aquí y en otros lugares; es muy natural que nos interese lo que tenemos tan cerca, por otra parte creo que no siempre fue así, o que haya como una especie de desventaja o de tendencia dominante, yo me he encontrado gente que dice que el español, es una lengua realista, cosa que me parece totalmente absurdo. Más bien creo que en un país como México, venimos cargando una serie de problemas y dificultades históricas desde la misma conquista, una de los detalles de la institución del virreinato en la Nueva España, tenía que ver con la supresión deliberara que lo dice y pide el Concilio de Trento, la supresión de obras de “imaginación irresponsable”, de cosas que no se dedicaran a la ortodoxia cristiana o a la descripción de las cosas como son, desde ese momento, la cultura hispánica y la cultura mexicana tiene una vena autoritaria, que implica la supresión de todo lo que no esta visión del mundo otorgada desde arriba. En México la literatura de imaginación siempre ha sido subversiva, y por lo tanto siempre ha sido mal vista, desdeñada, suprimida incluso.

DB: ¿Suprimida? Dame un ejemplo.
AC: Sí, suprimida a veces por el ninguneo de la cultura en general y a veces de manera más enfática, está el caso famoso de un libro que se llama Sicigias y cuadraturas lunares de un franciscano yucateco que se llama Juan Antonio de Rivas, que lo publicó en 1784 y que en realidad no es un libro muy bueno, es una curiosidad, trata sobre un tipo que viaja a la luna, y que ve la tierra desde la luna y ahí hace unas observaciones astronómicas, un poco como una imitación región 4 de El sueño astronómico de Johannes Kepler. Esta obra con todos los asegunes que uno pueda esgrimirle, es motivo de un proceso inquisitorial, y el tipo se salva por los pelos. Hay una oposición a imaginar las cosas de un modo distinto a como son, a como se nos dice que son, y eso se prolonga hasta nuestros días.

DB: ¿Y ese proceso inquisitorial se extendió hasta el siglo XX?
AC: Durante la mayor parte del siglo XX, las artes y entre ellas la literatura son cooptadas por el poder político para usarlas como vehículos, como propaganda, como portadores de una visión política que es la de ellos. Durante los noventa y hasta ahora surge cierto debilitamiento, cierto descongelamiento de esta posición monolítica y aparecen obras de literatura de imaginación de cosas que no están totalmente subordinadas al poder y no están dedicadas a lo que los poderes fácticos dicen que es necesario observar, y por eso tenemos la recuperación de Francisco Tario o podemos estar hablando de un libro como este.

DB: ¿Por qué concibes la literatura de imaginación como subversiva?
AC: Porque lo ha sido siempre, en una cultura como la nuestra, siempre hay una visión del mundo que se supone que es la general y está impuesta desde arriba, a veces impuesta desde el poder político, a veces, como en México, desde el poder mediático, la realidad es lo que vemos en la tele y ya. Lo que más importa a la realidad es lo que más importa a la tele, que de hecho ni siquiera es la política, es el fútbol, es el espectáculo. Entonces cualquier infracción de la realidad televisiva, cualquier vuelta de la realidad aprendida, implica oponerse a esa visión monolítica de la realidad.

DB: ¿Quiénes son tus influencias?
AC: ¡Un montón! está Borges, Bioy Casares, y otros que hoy están un poco eclipsados…

DB: ¿Como quién?
AC: Mario Levrero, un narrador uruguayo de quien nadie sabe nada, pero que es un gran, gran narrador yo creo que el sucesor de Lewis Carroll o de Franz Kafka, así de grande, y es un escritor de culto; también me gustan los autores que se alejan de lo que hoy hemos heredado, esa visión de los medios trasnacionales, como Hollywood, y su idea de la eficacia, esa idea de que la narración debe avanzar rápidamente hasta el final y no dejar cabos sueltos y concentrarse sólo en una historia, y eso es una restricción intolerable, utilitaria. Me gustan otros autores que no necesariamente pertenecen a la literatura de imaginación, me encanta por ejemplo, Roberto Walser, y su capacidad para ver lo pequeño, lo aparentemente nimio, y me gusta W.G. Sebal por su capacidad acrobática para narrar las cosas. Temáticamente no tienen nada que ver con lo que yo escribo, pero me gusta esa manera de intrincar la narración, complejizarla, volverla desconcertante.

Escrito por  el 22 julio 2012 a las 3:45 pm en Arte y CulturaDestacadas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s