Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

“Ladrón de Dinosaurios”, por libremos.com @soyuribares

 

Todos los libros hablan de otros libros

Umberto Eco

 

En este libro de cuentos de Eric Uribares nos encontramos un delicado y divertido juego de 10 textos que navegan por el mundo de lo metaliterario. Es, en sí, un libro donde la literatura se vuelve autorreferencial; algunos de sus personajes son autores sumamente conocidos de las letras latinoamericanas, al igual que aparece la génesis ficticia de textos que son pilares fundamentales en la historia de la literatura.

 

Lúdico por decisión, este libro disfruta y explota la intertextualidad. Elabora vasos comunicantes para referirse al momento de construcción del cuento El Dinosaurio deAugusto Monterroso en su texto Disertación sobre las estrías, ahí vemos a Tito atribulado buscando la perfección literaria mediante la corrección y reelaboración de algunas cuartillas ya hechas. En el cuento La Musa Hematófaga un piojo le corrige la plana a Juan Rulfo y, entre los dos, uno decantando y otro escribiendo, perfeccionan la novela Pedro Páramo.

Uribares desacraliza y satiriza a los santones de la literatura; por ejemplo, a Jaime Sabines en el cuento Los Amorosos Callan. El poeta aparece “más amoroso” que nunca,  en un paisaje casi bucólico y emplea su poema, el más paradigmático de todos, Los Amorosos, para fines non sanctos.

En otro texto, el que da nombre al libro, Ladrón de Dinosaurios, da cuenta del plagio de Augusto Monterroso  a un amigo de la infancia, en su natal Guatemala, y como éste viene a la Ciudad de México a desenmascarar al plagiario.

También aparecen Octavio PazJosé Agustín y otros autores; sin embargo, será tarea del lector identificarlos porque el editor les cambió el nombre para salvaguardar la integridad física, que no moral, del autor. O para jugar con el lector.

Un premio Nobel de Literatura engalana uno de los cuentos: Mario Vargas Llosa en La Ciudad en Vértigo. El texto puede remitirnos a Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. Vargas Llosa deambula por las calles de la Colonia Narvarte en la Ciudad de México y es reconocido por un joven escritor que lo persigue en su tránsito y observa ávidamente cada paso y acción del preclaro autor.

Entre anécdotas, con un alto sentido de humor negro y un dejo de cinismo, aparecen en el libro los demás cuentos: Servicios Profesionales, donde el personaje Flavio Capelo llama por curiosidad a un Servicio de Homicidas Profesionales. Santo Contra los Párvulos, cuenta cómo dos niños intentarán desenmascarar al mítico luchador El Santo.

 Los equívocos del Concursante suceden dentro de un burdel al que llegan tres jurados para deliberar quién ganará un concurso de novela. Apología a las Plañideras es un texto que no deja de sorprender por el curso que toman las ironías en la vida y Asuntos de Fontanería nos narra las desgracias que suceden cuando se tapa el excusado.

El oficio que se encuentra en este primer libro de Eric Uribares es de agradecer; por esta agudeza y talento algunos de estos cuentos fueron reconocidos en varios certámenes, como el Premio Nacional de Cuento de la Universidad de Monterrey, el Premio El crimen como una de las Bellas Artes y el Premio Nacional de Cuento Mérida Beatriz Espejo.

 Uribares, Eric. Ladrón de Dinosaurios. México: Ficticia Editorial, 2011. 86 pp

Información extraída de: http://www.libremos.com/2012/07/26/ladron-de-dinosaurios/#more-1190

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s