Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Entradas etiquetadas como “Sheridan Le Fanu

Alberto Chimal recomienda… #sevillahoy #culturasev

30alberto-chimal_3

Saltillo, Coah.- El autor, que estará el próximo fin de semana en la FILA, aconseja leer compilaciones a quienes se interesan por primera vez en el género fantástico.

“Me gusta llamala literatura de imaginación, porque cuando uno escucha la palabra fantasía, la gente piensa inmediatamente en Harry Potter y en cosas por el estilo”.

Entre los textos que sugiere están “El Libro de la Imaginación” de Edmundo Valadez, “Cuentos Breves y Extraordinarios” de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, y tres “muy buenas antologías: ‘Los Viajeros’, ‘Ciudad Fantasma’, y ‘Tierras Insólitas’.

Enlace extraído de: http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/alberto-chimal-recomienda-1379335128

En Ultramarina C&D hemos publicado obra de Alberto Chimal en España, puedes conseguir su plaquette dentro del libro ‘Carmilla’de Sheridan Le Fanu; la traducción es de Juan Frau (US):

 

Versión gratuita en formato digital en breve.

Saludos del Equipo PLACA

 


Los relatos del gran Sheridan Le Fanu #sevillahoy #culturasev

imagen 

                   En el bien entendido de que Joseph Sheridan Le Fanu ocupa una de las cimas del terror gótico con sus cuentos de fantasmas, el que abre y da título a esta selección es tan verosímil como podría serlo cualquier relato criminal anclado a la más pura realidad. En ese sentido, La habitación del Dragón Volador es un cuento materialista en la primera acepción del término. Lo en él tratado es la impostura de un grupo de criminales que se hacen pasar por aristócratas.

La historia se nos refiere mediante la experiencia de un viajero inglés en Francia -Beckett- quien, accidentalmente, merced a la gentileza de rigor, conoce en el camino a la condesa de St. Alyre, bella dama casada con un hombre mucho mayor y de apariencia despótica de la que quedará prendado. También por casualidad se cruzará en su camino el marqués de Harmonville, un caballero impecable con quien trabará conocimiento por algo que parece ser un error. Por ultimo, ya hospedados en una posada del camino -la Belle Étoile-, entrará en escena el coronel Gaillarde, un irascible ex oficial de Napoleón que persigue al marido la condesa. Esto dará pie a que Beckett vuelva a intervenir en favor de la que tanto le inspira, tomando partido en la pelea por su marido.

Viéndose obligado a abandonar precipitadamente el hospedaje tras dejar fuera de combate al coronel, nuestro protagonista y narrador es acompañado por Harmonville. Será junto a él cuando, habiendo ingerido un café que éste le ofrece, experimente un estado semejante a la catalepsia en el que, siendo consciente de cuanto le rodea, es totalmente incapaz de hacer nada.

Ya en París, Beckett recibe la visita de Harmonville, quien le comunica que la condesa se encuentra en una villa de su propiedad próxima a la ciudad y le invita a un baile de máscaras que se va a celebrar en Versalles. Viendo que el inglés se resiste alegando una cita previa con ciertos compatriotas, el marqués -quien ahora se hace llamar simplemente monsieur Droqueville-muestra cierto enojo. Cuando Beckett acepta, Harmonville le aconseja que reserve habitación en un hotel próximo a Versalles. Después de intentarlo inútilmente en todos los establecimientos próximos, será el marqués quien, tras otra de sus apariciones ocasionales, recomiende a nuestro hombre hospedarse en una habitación de El Dragón Volador.

Alojado en el establecimiento que da título a esta novela corta y que se encuentra en las inmediaciones del castillo de los condes de St. Alyre, su criado -con quien mantiene una confianza mayor a la que cabría imaginar en la relación que les une- pone en antecedentes a nuestro protagonista de la terrible fama de la que goza el lugar. La mala prensa que pesa sobre el lugar -si se me permite la expresión anotando un relato ambientado en 1815- es debida a la desaparición de varias personas que ocuparon la misma habitación que alberga ahora a Beckett. Sin embargo, la mala reputación se quedará en nada cuando, durante la mascarada, el inglés es abordado misteriosamente por una dama:mademoiselle de la Vallière. Pasa por ser amiga de la admirada por nuestro hombre y esconde su rostro tras un antifaz. Basta que ella le arregle una cita con la que desea para que Beckett acuda a uno de los lugares más infaustos de cuantos se relacionan con los misterios concernientes a El Dragón Volador: el parque del castillo de los condes.

En la cita, la condesa asegura amor a nuestro hombre antes de pedirle ayuda para escapar de su tiránico marido. Ni que decir tiene que Beckett acepta. Más aún, cuando ella dice que la venta de las joyas que posee le proporcionará el dinero necesario para la huida, Beckett no duda en anunciar que pondrá a disposición de la empresa toda su fortuna. La ocasión se ofrece que ni pintada: a la sazón ha muerto un primo del conde, con lo que éste habrá de asistir a su sepelio, en el cementerio de Père-Lachaise, ausencia que los dos enamorados aprovecharán para huir.

Dicho y hecho. Llegado el momento de la fuga, aprovechando la coyuntura de un pequeño retraso, la condesa ofrece un café al inglés. Beckett, tras ingerirlo, vuelve a ser presa de la misma catalepsia que ya sufriera en compañía del marqués. Anteriormente, nuestro hombre ha visto cómo el ataúd, que habría de guardar los restos del primo del conde, permanece vacío en una estancia contigua a donde él espera a su amada.

Ya inmerso en su falsa inconsciencia, -en uno de los episodios más sobrecogedores y brillantes que ha dado el género- el inglés observa cómo la condesa le roba su dinero y es introducido en el ataúd después de que Harmonville -quien en realidad es un médico que responde al nombre de Planard- compruebe que el estado de Beckett es el idóneo para sus terribles planes. Éste, impotente en todo momento, se dispone a ser enterrado vivo. Será salvado en el último segundo, cuando la policía se presenta en el lugar. Es el propio Planard quien, sabiéndose con la ley a punto de atraparle, avendrá con sus representantes la entrega del conde en el preciso momento en que pueda ser detenido con las manos en la masa.

Queda así al descubierto una terrible trama. Entre otras se ha cobrado la vida del hermano menor de coronel. Ésa es la causa de Gaillarde persiga con tanto encarnizamiento a los St. Alyre. Mediante su maquinación, no por terrible y espantosa menos plausible, han sido enterrados vivos y bajo falsa identidad varios hombres de fortuna dados por desaparecidos. Merced a la pócima que se les hizo beber, en caso de ser exhumados, sus cadáveres no presentarán ninguna prueba de su espeluznante fin. Indiscutiblemente, La habitación del “Dragón Volador” es toda una obra maestra que encierra una magistral aproximación a uno de los lugares comunes del género -el entierro prematuro- mediante una construcción argumental tan exacta y verosímil como la de la mejor novela realista.

                   El fantasma y el colocahuesos es una obra menor que, colocada detrás de la delicia que abre el volumen, decepciona más de lo que debiera. El procedimiento narrativo -la historia se nos descubre entre los papeles póstumos de un reverendo recién fallecido- supera con mucho la anécdota a contar. Ésta es la de un espontáneo traumatólogo que, viéndose en la obligación de pasar la noche vigilando la casa de su arrendador, será abordado por el fantasma que mora en el lugar. El espectro le pedirá que le coloque el hueso de la pierna que tiene descolocado desde que matara “al negro Barney”, creo entender que se trata de un caballo. El gran Sheridan Le Fanu fue irlandés, como tantos grandes narradores, y la petición del fantasma se argumenta en base a una la leyenda que circula en la Irlanda rural referente a cómo los últimos en llegar a una tumba deben de salir a buscar agua para el resto de los difuntos que moran en dicha fosa.

 

                   Schalken el pintor -incluida con otro título en la Antología del cuento de terror, de Alianza- es la segunda de las obras maestras de esta selección y, como vengo diciendo en varios asientos de El insolidario, mi cuento de miedo favorito. Gótico puro, en sus páginas, el autor el tema del alma en pena, lo sobrenatural en definitiva, con algo tan terreno como los amores que se lleva el paso del tiempo a cuenta de una simple palabra mal dicha.

Tras hablarnos de una misteriosa mujer que aparece en una extraña obra de Schalken, propiedad de la familia del narrador desde que el artista se la regalará al bisabuelo del conductor del relato -como se ve, el procedimiento narrativo es muy parecido a la pieza anterior, si bien en está ocasión está al servicio de una nueva genialidad-, se nos remite a los días en que Schalken era aprendiz de un tal Gerard Douw. Estando enamorado de Rose, la sobrina de éste, cierta tarde que se ha quedado solo en el estudio, maldice ante las dificultades que le plantea un trabajo. Acto seguido escucha una carcajada y aparece tras él un hombre vestido a la antigua usanza de Flandes. Pese a que el ala de su sombrero cónico oculta su rostro, no es difícil imaginar en el misterioso intruso -que dice haber llegado para verse con Douw- al Diablo.

La noche siguiente, cuando Vanderhausen, el insólito visitante se encuentra con Douw, el joven Schalken es enviado a vender unos lingotes de oro del misterioso personaje. Será la exorbitante cantidad que Vanderhausen entregue a Douw por la mano de su sobrina. La única condición para cerrar tan fabuloso trato es que el artista acepte inmediatamente, lo que hace tras superar ciertas dudas. Una vez cerrado el acuerdo, cuando Schalken se asoma a la ventana para ver marcharse al curioso personaje, para su asombro y fascinación mía, pues éste me ha parecido uno de los detalles más inquietantes del texto, no ve salir a nadie.

Una semana después de la primera entrevista, Rose parte con el que habrá de ser su esposo. Schalken -en otra observación digna del talento del autor- tras dos o tres días sin ir por el taller regresa a él para conseguir “trabajar con mucho mayor empeño que antes: el estímulo del amor había dejado paso al estímulo de la ambición”.

Los meses se suceden sin que Douw tenga noticias de su sobrina, cuando extrañado pregunta por Vanderhausen en la dirección de Rótterdam que éste les dejara, allí nadie sabe nada de él. Las únicas noticias que obtiene de su espeluznante sobrino político se las das un cochero. Este asegura que vio perderse a Vanderhausen y su bella dama -quien tenía los ojos llenos de lágrimas y “las manos encogidas por el miedo”- junto a una siniestra comitiva que vino a buscarles en las sombras de la noche.

Tiempo después, cuando el maestro y su discípulo se encuentran cenando en su estudio, Rose irrumpe precipitadamente en él. Esta muy asustada. Tiene mucha hambre, mucha sed y dice que los muertos y los vivos no pueden estar juntos. Pero sobre todo, les suplica que no la dejen sola ni un momento. En un instante de debilidad, que es olvidada esta última advertencia, la puerta de la alcoba, donde la reaparecida descansa junto a cierta horrorosa presencia, se cierra. Schalken y su maestro intentan en vano abrirla. Cuando, después de forcejear azuzados por los terribles gritos que escuchan al otro lado, consiguen volver a entrar, la alcoba está vacía.

Al cabo de los años, al asistir al entierro de su padre en Rótterdam, nuestro pintor se queda dormido en la iglesia donde se encuentra la cripta que habrá de acoger los restos mortales de su progenitor. El espectro de Rose le visita en sueños. “No había nada horrible, ni siquiera tristeza en su semblante. Esbozaba aquella misma sonrisa picaruela que había seducido al artista en los años felices de su primera juventud”, escribe Sheridan Le Fanu. Tras seguir a la aparición hasta una cama, Schalken descubrirá a Vanderhausen en el lecho. La mañana siguiente, nuestro hombre es encontrado en una cripta de similares características a la cama en cuestión.

Además de la belleza de su argumento, que al igual que en La habitación viene a conjugar lo sobrenatural con las miserias más terrenas -en este caso la fácil renuncia al amor-, el autor, que aquí demuestra ser uno de los grandes góticos, es capaz de crear una atmósfera en verdad inquietante mediante sugerencias, sin truculencia alguna.

                   El espectro de madame Crowl es otra de las grandes piezas aquí reunidas. Su historia se nos refiere mediante un procedimiento tan habitual en Le Fanu como en el resto de los cultivadores del género gótico: Una anciana -el narrador- refiere la historia a unos personajes que le escuchan, que a la larga no son otros que los lectores, nosotros mismos.

Siendo la anciana una joven, entró a servir en una casa solariega de la que es señora la siniestra vieja a la que alude el título. Sobre ella pesa la leyenda de que, setenta años antes, mató al hijo que su marido tuviera en un matrimonio anterior, un muchacho al que se dio por desaparecido al poco de llegar la Crowl a Applewale, la casa en cuestión.

Una noche, recién muerta madame, su espectro se le aparece a la muchacha que era la narradora. Sin embargo, no es la joven quien interesa a la aparición, sino una puerta disimulada tras un armario de la alcoba en que descansa. A la mañana siguiente, cuando se abre la puerta, que en efecto existe en el lugar que el fantasma buscara, aparecen los restos mortales del hijastro de la arpía.

                   Los hechos insólitos que se refieren en Relato de ciertos extraños sucesos en la calle Aungier son los que padecen un par de estudiantes que ocupan la misma casa en la que se ahorcara un juez, cuyo espectro se les aparece como a mí ahora, tras los doce años que me separan de la primera redacción de estos apuntes y toda las lecturas que me han sido dadas desde entonces, me viene a la cabeza el magistrado que protagoniza La casa del juez, el único relato que estimo de Bram Stoker.

 

                   Misterio en la casa de los azulejos también recurre al procedimiento de contarnos la historia mediante la narración que una vieja criada hace a un personaje, en este caso su señora. La anécdota a tratar es la de un escéptico ante este tipo de arcanos, un “librepensador” para la narradora, a quien una noche, alguien, llama a su puerta. Cuando abre no hay nadie en el quicio, no obstante, siente que algo le empuja.

A la mañana siguiente, “la impronta” de una mano, que no pertenece a ninguno de los habitantes de la casa, ha quedado en el polvo que cubre uno de los muebles. A partir de entonces, una mano sin cuerpo, se aparecerá regularmente en la vivienda para horror de sus inquilinos. Y es ahora, cuando vuelvo sobre ellos doce años después de la primera redacción de estos apuntes, cuando el dato me hace recordar La mano disecada y alguna que otra mano protagonista de algún que otro relato de mi dilecto Maupassant.

 

                   De El gato blanco de Drumgunniol puede decirse que pertenece a otra constante del género: la de las maldiciones nacidas a despecho de un desengaño amoroso.

Donovan es su segundo narrador. Conoció al primer narrador en uno de esos pueblos irlandeses, donde están ambientados casi todos relatos, durante unos estudios que llevaron a ese primer narrador -cuyo nombre no se nos dice- al paraje en cuestión. Siendo un niño, Donovan tuvo la visión de un espectro femenino, que en el curso del relato queda como un bello prólogo al mismo. Tiempo después, su padre llega a casa muy asustado. Anuncian que su muerte está cerca porque ha visto en el camino “al gato blanco”.

Apenas transcurrida una semana, el hombre muere de unas fiebres. Es entonces cuando se nos cuenta el motivo de un mal fario que, desde 80 años antes, viene pesando sobre los Donovan. El abuelo del segundo narrador, el abuelo Donovan prometió matrimonio a una muchacha -Ellen-, pero las conveniencias le llevaron a casarse con otra atendiendo únicamente a su fortuna…

Muerta Ellen de pena, una noche de luna llena, el abuelo Donovan cree ver algo blanco que le sigue; su caballo, presa de un repentino terror, se niega a seguir avanzando. Cuando finalmente el animal se arranca en un galope, Donovan y su montura pasan junto a una mujer, que le araña. Morirá meses después. En su velatorio, sobre sus restos mortales, se acomodará misteriosamente un gato blanco. A partir de entonces, todos los Donovan, antes de morir, verán un gato blanco.

 

Enlace extraído de:  http://www.gentedigital.es/blogs/javiermemba/65/blog-post/11291/los-relatos-del-gran-sheridan-le-fanu/

En Ultramarina C&D hemos publicado obra de Alberto Chimal en España, puedes conseguir su plaquette dentro del libro ‘Carmilla’de Sheridan Le Fanu; la traducción es de Juan Frau (US):

 

Versión gratuita en formato digital en breve.

Saludos del Equipo PLACA


#Sheridan Le Fanu. Dos cuentos breves

The Ghost and the Bone-Setter & The drunkard´s Dream de Joseph Sheridan Le Fanu

 sheridan-le-fanu_editorial-ultramarina

Todavía no he comenzado dos de los retos a los que me apunté a principio de año; el de los autores del realismo y el de los libros en inglés. En estos días he intentado poner remedio a esto, y he comenzado la lectura de un pequeño librito de nivel que contiene dos breves relatos: “ The Ghost and the Bone-Setter” y “The Drunkard´s Dream” de Joseph Sheridan Le Fanu.

Como señalo, son cuentos breves aunque bastante interesantes. El primero de ellos nos introduce a través de un párroco irlandés en una superstición local: la creencia de que la última persona que ha sido enterrada en un camposanto tiene la obligación de proveer de agua a sus compañeros de cementerio para saciar la sed del purgatorio.

Este párroco nos transmite la historia del padre de uno de sus feligreses. La historia que le transmitio el hijo de éste se refería a Neil. Éste era un carpintero de renombre y también un poco dado al alcohol. Vivía cerca de un viejo castillo en el que habitaba el alma del antiguo señor, que solía dedicarse, en la noche, a romper botellas y vasos y a beber toda aquella bebida espirituosa que encontraba en su camino.

Un día, Neil tuvo que vigilar el castillo, para lo que se aprovisionó con una botella de whisky y otra de agua bendita. Además, con el fin de no pasar sólo y en guardia la noche contó con la compañía del mayordomo del castillo, Larry, pero para desdicha del carpintero, el habitante del castillo cayó dormido en seguida.

La tormenta, el miedo, algo de alcohol y la superstición hicieron que esa noche fuera inolvidable. El antiguo señor, que huele a azufre y debe abastecer de agua a todos sus compañeros se personó y le solicitó ayuda a Neil para que le acomodase su pierna (rota en un accidente de hípica). Queriendo controlar el dolor, el viejo fantasma toma la botella y bebe un largo trago de lo que cree que es whisky, pero que resulta ser agua bendita.

Este suceso desencadena un final inesperado tanto para el borrachín de Neil, que a partir de entonces será mucho más piadoso y acudirá a los oficios sin falta, como para el viejo señor.

En el segundo cuento, es el mismo párroco el que nos introduce en otro interesante relato. En esta ocasión refiere el mundo de los sueños como forma de redención de los pecados de un hombre incorregible, historia que nos relata con detalle por haberla vivido en primera persona.

Pat Connel, hombre alcohólico y carpintero de profesión se encuentra moribundo, y su hija pide al párroco que le otorgue el último auxilio. Cuando llega al lado del hombre, el pastor nada puede hacer por él, puesto que el médico acaba de confirmar su muerte. Sin embargo en unos instantes, Connel vuelve en sí gesticulando y con una mueca de horror en su cara.

Será días después cuando el cura pueda volver a visitarlo, y cuando Pat le cuente al párroco su vivencia personal en un lugar demasiado parecido al infierno y del que ha logrado escapar durante un mes asegurando al propio Satanás que volvería al cabo de ese tiempo.

Atemorizado por cuanto había vivido, quería confesarse y cambiar de vida. Así se lo dijo al párroco, y así fue. Se convirtió en un buen trabajador, en una persona ordenada y diligente que había dejado de lado el alcohol. Tras unos meses, se encontró con un antiguo amigo que le convidó a una copa que le deparó inexplicablemente, un viaje sin retorno.

 

Joseph Thomas Sheridan Le Fanu (1814-1873). Escritor irlandés de cuentos góticos y novelas de misterio y terror modernos, estudió derecho en el Trinity College pero pronto cambió la toga por el periodismo. Publicó muchos trabajos por entregas y trabajó para varios periódicos como el Dublín University Magazine y el Diblin Evening Mail. Los temas de sus cuentos suelen ser recurrentes y hacen referencia a la aparición de fenómenos sobrenaturales.


Presentamos: Carmilla, en la FNAC, de Sevilla. Mañana!

 

Imágenes integradas 1
Sede: FNAC, Sevilla
Fecha: Viernes 23 de Noviembre
Hora: 18:00 hrs.
Participan:
Juan Frau – Traductor.
Antonio Rivero Taravillo – Autor del prólogo.
Ivan Vergara – Editor Ultramarina.
El próximo viernes 23, a las 18h, se presenta en el Forum de FNAC la nueva edición,
bilingüe e ilustrada, de la célebre novela gótica Carmilla (1872), del autor irlandés Sheridan Le Fanu. Relato precursor de las historias de vampiros, anterior en un cuarto de siglo a Dracula, consiste en la narración autobiográfica que hace la joven Laura, habitante de un castillo aislado entre los bosques de Estiria, de su encuentro y su
amistad con la hermosa y enigmática Carmilla.
La edición de Ultramarina C&D presenta una nueva traducción, elaborada para la ocasión por Juan Frau, con prefacio de Antonio Rivero Taravillo e ilustraciones interiores de Miguel Ángel Ruiz. Además, como es seña de identidad de la editorial,cada uno de los ejemplares está numerado y tiene una cubierta única, en este caso condibujos de Surrealistic Fingers(Mª del Valle Palomino).
Junto a una peripecia inquietante, destaca en Carmilla el logrado ambiente, en el que nofaltan ruinas, extensos bosques grises y personajes melancólicos. Tal como afirmaRivero Taravillo en su prefacio, “No importa, en definitiva, que la acción se desarrolle
en una región de Austria: el mundo rural irlandés está presente con sus creencias y consu poder telúrico. Así, entre la vida y la muerte, entre la vigilia y el sueño, como siostentaran un pasaporte con el arpa dorada, los trasplantados vampiros”.
Esta nueva edición de Carmilla nos devuelve un icono forjado en el siglo XIX y que,sostenido en la cultura literaria y en la fílmica –recuérdese la lejana adaptación de CarlTheodor Dreyer (1932)–, se resiste, como es obvio, a morir.
Imágenes integradas 2

Martes 30: Presentación de Carmilla, de Sheridan Le Fanu, nuevo libro de @_ultramarina_

Mañana realizaremos la presentación de Carmilla

Datos:

Título: Carmilla
Autor: Sheridan Le Fanu

Traducción: Juan Frau
Prólogo: Antonio Rivero Taravillo
Ilustraciones internas: Miguel Ángel Ruiz
Ilustraciones portada: María del Valle Palomino
Plaquette: Alberto Chimal
Palabras del traductor, Juan Frau:

Queridos amigos:
    Por si os apetece pasar un rato de sustos, mañana martes en Ultramarinos (Pasaje Mallol, 8, local 4), se presenta Carmilla, la célebre novela de vampiros de Sheridan Le Fanu, que traduje hace unos meses. Está previsto que a partir de las 21h, para ir abriendo boca -o afilando colmillos-, se lean algunos poemas y relatos de literatura gótica y fantasmal (si alguien se anima, se aceptan más voluntarios), y luego presentaremos la novela en sí. Creo que también va a aparecer un mago, o tal vez a desaparecer, ya lo veremos -o no-. El lugar es acogedor, así que si os apetece pasar un buen rato, allí nos veremos.
Un abrazo
Juan”

 


Carmilla o revienta. #literaturavampiros Extraído de gara.net

 

La vampiresa es la madre de todos los vampiros, al menos en lo literario, porque el irlandés Sheridan Le Fanu se adelantó a Bram Stoker con la creación en 1872 de «Carmilla». Poco importa su antigüedad, porque por esas extrañas conexiones intergalácticas lo gótico vuelve a ser lo más de la modernez, y a la moda siniestra por excelencia se apunta Dennis Gansel con «Somos la noche». Claro que, siendo alemán, hay que reconocer, nunca mejor dicho, que lo lleva en la sangre. El invocar al «Nosferatu» de Murnau ya es suficiente pretexto para que la industria del cine teutón se haya planteado una vuelta renovada a sus orígenes. Y, en verdad, que ha costado, porque Gansel tenía terminado el guión hace doce años y le ha llevado diez poder estrenarlo.

Quiero pensar que han sido sus éxitos consecutivos con «Napola» y «La ola», sus dos personales aproximaciones al nazismo, los que le han permitido abordar por fin este viejo proyecto. Las malas lenguas dicen, en cambio, que ha de dar gracias al fenómeno «Crepúsculo», sin el cual le habría sido difícil encontrar financiación en una Merkelandia nada amante del cine de género. Es de justicia aclarar que para evitar posibles comparaciones Gansel y su coguionista Jan Berger renunciaron al título primitivo del guión, que era «The Dawn». Y, en efecto, sus vampiresas desean tanto disfrutar con la luz del amanecer que se arriesgan a acabar echando humo.

Tan irónica escena remarca la intención de distanciarse de la domesticación creciente de los no muertos, recalcando que poseen unos colmillos tan sexys como los de las vampiresas de Jean Rollin o Jess Franco, y que su imagen no se refleja en el espejo. Ahora bien, la película se emparenta con la vertiente estilizada impuesta por el recién fallecido Tony Scott de «El ansia», así como con el romanticismo de la novela de Anne Rice «Entrevista con el vampiro», llevada a la pantalla por Neil Jordan.

En fin, que se puede ser eterna y estar a a la última, más aún cuando la noche berlinesa se presta al lujo decadente de consumir de todo sin miedo a morir.


Colección de Películas, videos y más sobre “Carmilla”

 

 

 

No sabemos por cuánto tiempo vayan a estar estos enlaces de descarga.

Fans de Carmilla, es el momento de mirar todo el material visual sobre ella!

Equipo Ultramarina.

 

                       

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10  >>


Relato basado en Carmilla: Hermandad 26: Carmilla Bathory, por Akim.

Encontramos el siguiente relato en la red, nos parece que será bueno compartirlo con ustedes para que puedan valorarlo. Lo extraemos de: http://www.quieroquemeleas.com/node/113413

26: Carmilla Bathory

Vampiros los seres que toman forma humana, se alimentan de sangre, asesinos por naturaleza, la noche es su lugar perfecto, sus ojos rojos comparados a las de un demonio, sus colmillos que sobrepasan la boca y su terrible sed de sangre es lo más aterrador de ellos, la raza más fuerte de los vampiros son los sangre puras o originales también llamados los primeros vampiros que existieron, que nacieron del mismo Lucifer.

Frente a Aarón, Rosa y Dante estaba uno de ellos, una de las más fuertes vampiros que existe, una sangre pura, era Elizabeth Bathory conocida como la condesa sanguinaria, en este tiempo ella se nombro así misma Carmilla Bathory, sus hermosos pero aterradores ojos verdes oscuros, su llameante cabello rojo y su boca rojo como la sangre era tentadora, estaba en la puerta del salón con una sonrisa hermosa pero fría, su piel era hermosa.

Dante la miro con furia, sentía que ella provocaba que se la lanzaran a atacarla para que ella se defendiera y cuando los haya matado después acabaría con el resto, de reojo vio a Aarón apretando los puños, estaba igual que el tratando de calmarse, el respiro un poco y le hizo una seña para que entrara.

-¿eres una nueva estudiantes?-dijo Dante tratando de formar una sonrisa cortes.

Ella solo asintió la cabeza y puso una mirada tímida, eso enfurecía a Aarón; Rosa lo sostiene de su camisa para que se relajara-tienes que tranquilizarte, no hagas una locura ahora-le susurró.

-preséntate ante nosotros por favor señorita…

-Bathory, me llamo Carmilla Bathory-dijo finalmente en frente del todo el salón, su sonrisa era hermosa, la mayoría de los chicos allí le sonreían y le gustaban.

Dante hiso que se siente unas tres sillas hacia la derecha de Aarón, ambos intercambiaron miradas pero unas miradas atemorizantes solo las que un vampiro sabe hacer-humano, ¿Qué está haciendo ella acá?-Morten le hablaba.

-no tengo idea-susurro Aarón-ella puede matarnos a todos rápidamente, mierda esto es peligroso.

Llego la hora de recreo Dante y Jessy fueron donde Rayan a ver porque Carmilla estaba en el colegio.

-¡estás loco! Sabes que pasara si ella se queda más tiempo acá, nos matara a todos-Dante enojado.

-tranquilaste, los demás te escuchara-Jessy lo calmaba un poco mientras que Rayan estaba pensativo-pero en si Vildia que tienes en esa cabeza, puede hacer daño a los alumnos a los profesores, ahí niños también de educación inicial abajo.

-si piensas que Aarón es fuerte para derrotarla estas equivocado aun no tiene la fuerza…

-¡LO SE!-Vildia golpeo su mesa-lo sé, ella apareció de repente, si no la aceptaba iban a traer otro director, el lo aceptaría y el no tendría la menor idea de lo que sucedía, estaba contra la pared, solo hay que vigilarla, no sé qué es lo que quiere pero…-él se levanto-mientras que nosotros y Aarón estemos acá ahí que protegerlos a todos y tener cuidado con Carmilla Bathory-todos se quedaron en silencio, estaban presionados, Carmilla podría acabar con todo el colegio en menos de media hora ni en media hora 10  minutos, solo eso era suficiente para matarlos a todos-Jessy tienes hora libre ¿no?, sube arriba y vigila a Carmilla y Aarón.

-¿Por qué a Aarón?-dijo Jessy.

-Carmilla es una vampira original es el origen de nuestros problemas actuales, ella puede provocarlo y hacer que se enfurezca y la ataque, eso puede hacer malo-Rayan miraba la ventana-Dante tu ve al salón que te toca dar clases y Jessy ya sabes qué hacer.

Dante fue  a otro salón y Jessy subió las escaleras, noto que 4 chicos le preguntaban cosas a Carmilla y Aarón estaba en las escaleras observándola con una mirada furiosa y se notaba que hacia todo lo posible por controlarse.

-¿Bathory? Ese apellido no es peruano ¿verdad?-dijo uno de sus amigos.

-no, mi familia es de Hungría es un país de Europa-dijo Carmilla sonriendo.

Aarón estaba apoyado en una pared, Jessy subió las escaleras y fue a hablar con él.

-mira  se que tienes preguntas pero ya hable con Rayan-dijo Jessy jalando a un lado.

-¿dime porque esa desgraciada esta acá?, el sabe bien que ella es peligrosa-Aarón estaba enfurecido.

-lo sabemos todos, escucha ahora no podemos hacer nada si no la hubiera aceptado lo hubieran echado y otro director si la hubiera aceptado, necesitamos que Rayan este acá para que la vigile, el es único capaz de ver a todos desde su escritorio.

Aarón golpeo la pared y su mano sangro un poco, si ponía fuerza el sabia que la rompería, en ese momento se escucha pasos que van hacia él.

-¿Por qué tan enojado?-Carmilla se para frente a él, cuando ella ve la sangre sus ojos rápidamente se vuelve de color rojo y luego a la normalidad.

Aarón la ignora y avanza de frente en ese momento ella lo sostiene de la mano y lo jala hacia ella-eres muy malo haciendo esto al alumna nueva-dijo ella sonriéndola, cuando Carmilla sostuvo su mano el pudo sentir un aterrador aura.

Rosa, María y  Estaban notaron que Aarón iba a atacarla pero se controlo-suéltame Bathory-el cabello de Aarón tapaban sus ojos, no se notaba, ella solo rio al escuchar eso.

-así le hablas alguien superior a ti Villa, no te creas mucho solo por haber matado a Sarah o haber salido vivo de la Matusita, aun no estás a mi nivel-ella se acerca a su oído-fácilmente puedo arrancarte el cuello a ti y a todos los que están aca y después matar a tu familia y a tu novia.

-¿Qué es lo que quieres?-dijo Aarón tratando de no sacar su arma y clavárselo en el pecho.

-te lo digo en aquel lugar donde no hay nadie-Carmilla lo soltó-si quieren pueden venir tus amigos que están allí parados de chismosos-ella señalo a Rosa y a los otros dos.

Aarón la siguió cuando Rosa y los demás lo iba a seguir Jessy se puso al medio-no sigan por favor-dijo ella.

-déjanos pasar-dijo Rosa.

-es peligroso, ella puede hacerles daño sin que ustedes-dijo Jessy.

-ella no lo haré, si quisiera hacerlo ya lo habría  hecho-Itam aparece detrás de ellos-Jessy déjanos pasar.

-si por favor-dijo María.

-es nuestro amigo, el nos protege y nosotros debemos hacer lo mismo-dijo Esteban.

Jessy bajo el brazo y los dejo pasar, Carmilla los ve como corren hacia ellos-también vino el niño médium-ella observo cómo sus amigos se acercaban.

-¿Qué haces acá?-dijo Itam con una mirada retadora.

-lo mismo que ustedes, estudiar-ella solo miraba los ojos de Aarón-quiero ser una chica buena.

-eres una perra mentirosa-dijo Rosa-crees que te creeremos eso.

-esa boquita, la más estúpida tenía algo de rabia guardada-Carmilla le toco el cabello pero ella le quito la mano del encima.

-no me toques.

-repetiré la pregunta que ha hecho Itam, ¿Qué haces acá? , ‘que es lo que realmente quieres Carmilla?-Aarón le sostiene de su mano cuando ella le iba a tacar el rostro.

En ese grupo todos estaban en silencio, todos esperaban la respuesta de Carmilla, ella solo parecía que lo tomara como un juego hasta que su ojos izquierdo se puso rojo y ella hablo-quiero saber cómo los demonios como tú y tus amigos pueden vivir como humanos, ser amigos de humanos y ayudar a los humanos a matar a otros demonios, ¿Cómo es posible que un vampiro como tu viva con humanos como estos?

-porque son mis amigos y no me importa ni a mí ni a ellos si soy un demonio o no, los demonios y los humanos pueden vivir juntos y no pasaría nada-dijo Aarón con una mirada determinante.

Carmilla solo empezó a reírse y luego lo miro-es por eso que estoy acá no lo entiendo pero espero entenderlo pero si no lo hago…tendré que matarlos a todos, además tengo otro motivo que no se los diré-apenas dijo eso el recreo acabo y sus miradas de todos fueron dirigidas a Carmilla-creo que se acabo el descanso será mejor que bajemos-ella camino tranquila, Jessy la fulmino con la mirada.

-Aarón…tenemos que tener cuidado con ella-dijo Itam.

-mientras este acá la podre vigilar seguro Rayan también pensó eso pero igual…. Mierda, se además dijo que tenía otro motivo pero cual será, maldita seas Carmilla.

Todos bajaron, Aarón estaba pensativo por esas palabras que dijo Carmilla, el día termino, cuál será el otro motivo por el cual ella este allí.


Té verde, #Relato de Sheridan le Fanu

Té verde. Joseph Sheridan Le Fanu.

 Prólogo: Martín Hesselius, el médico alemán
         Aunque tuve una excelente formación en medicina y cirugía, nunca practiqué ninguna de las dos especialidades. No obstante, el estudio de ambas sigue interesándome profundamente. Abandoné la honrosa profesión en la que acababa de ingresar pero no lo hice por capricho ni por pereza. La causa fue un leve rasguño producido por un bisturí de disección. Esa pequeñez me costó la pérdida de dos dedos, amputados rápidamente, y el más penoso quebranto de mi salud, pues desde entonces nunca estuve del todo bien y muy rara vez he residido doce meses seguidos en el mismo sitio.
         En mis vagabundeos trabé relación con el doctor Martín Hesselius, un individuo errante igual que yo, médico igual que yo y también como yo apasionado por su profesión. Sin embargo, difería en que sus viajes eran voluntarios; no se trataba de un hombre de fortuna, tal como estimamos la fortuna en Inglaterra, aunque gozaba de una “posición acomodada”, según hubieran dicho nuestros antepasados. Cuando lo conocí ya era anciano, casi treinta y cinco arios mayor que yo.
         El doctor Hesselius fue para mí un auténtico maestro. Sus conocimientos eran inmensos y encaraba cada caso de manera intuitiva. Era el hombre indicado para inspirar respeto y deleite en un joven apasionado como yo. Mi admiración ha sobrevivido a la prueba del tiempo y superado la separación de la muerte. Estoy seguro de que estaba bien fundada. (más…)

Dos ilustraciones de Carmilla, del blog Arte Viva. #Vampiros

-Carmilla te observa

-Visitando a Laura

Imágenes extraídas de: http://comunidadarteviva.com/post/post.php?id=30422&title=Carmilla