Vinculación de dos mundos. Nuevos caminos editoriales.

Crónica de una turbulencia, por Antonio Martínez y Ferrer, sobre “Era Hombre Era Mito Era Bestia”

Antonio Martínez i Ferrer

Zambullirse en el mundo metaforicoreal de Ivan es penetrar en los límites del hombre frente al umbral de la bestia, su universo es global entre el barro el cemento y las vísceras. Se duele repta, camina, vuela y como un humo ancestral de antes de los tiempos nos relata un universo ora extraño ora próximo entre el amor odio de quien camina a lomos de una continua pregunta y una interrogación obsesiva en su más profundo yo.

Su primer aviso nos alerta,
…cuando llamamos al dolor a voces,…
y se rompe su mirada, se fragmenta la palabra para describirnos los trazos graves del cemento entre la lujuria de las alturas.
…éramos ríos que fueron avenidas,
abismos que fueron puentes,
muertos que fueron sueño,
llanto,
marea…
…despierta horrorizado por el perfil de la ciudad,…
Y allí donde la calle pierde su horizonte para transformarse en cueva y serpiente Ivan reclama el aliento de la salida para un final de trayecto.
…Solemos espantarnos en el metro
de sus habitantes mudos,…
…alivia la alarma
cuando predestina nuestro arribo,..
Camina y escucha las luces que parpadean descaradas:
…un verde desvarío
que de muerte roja
sangra amarillo…
…sabe de sí y no sabe el porqué…
Pero con la conciencia de los vientos que se respira en los dos extremos del gran río que ahuyenta los continentes huele los recuerdos en carne viva, hace temblar el óxido de las distancias llenando los huracanes y la lluvia de ternura para que acunen al padre extraviado en las aceras de los mercados..
…Mi padre cruzó un continente,
se convirtió en indio posmoderno…
…yace mi padre en un techo de casa blanca
con su cuerpo moreno asfixiado por la historia,…
…sobre una ladera marina y tintas de piedra…
…un padre indio que duerme en casa blanca
con su corazón rebozando tierra,…
Incansable en la palabra Ivan contempla el paisaje del alma y araña aquí y allá arpegios para la reflexión del lector, haciendo zanjas ente las vísceras, tejiendo miradas y deseos en el intangible espacio de las distancias.
… esta tarde se muere de frío,…
…recuerda tu primera muerte
y cuántas veces moriste en sueños,…
…no habrá quien te hable de la angustia de las eras,…
…que no habrá perros suficientes para la hoguera…
Persiste en la travesía de la belleza y la carne
…tarde de reflejo en los labios
como soplos de recién nacido…
…conquistados por la lluvia
y su tiempo de espasmos…
Pero sabe que siempre se adolece de una parte invisible nos golpea irremisiblemente.
…no es suficiente ser poeta, nunca lo ha sido,…
…no es suficiente que duela,
también tiene que dolerte a ti…
La magia de sus palabras hiere las vísceras y cae en el sopor de los espasmos en un sortilegio de las arterias, sopesando tiempos y huellas, la agonía del desfallecimiento es un prolongado sueño sin fronteras.
…La piedra tiene aroma de piedra,
no huele a cincel, ni a puñalada…
…nuestros cuerpos tienen certeza de vida…
…ausente de llaves
me da por amar robles
por flotar sobre el río…
…cómo cerrar la entrada
a este mundo…
Y de nuevo Ivan sale a la luz, al viaje de las miradas, al recuento del mágico mundo que nos rodea, el beso de la luz y las vibrantes distancias del azul en las alas en los encuentros.
…amanecer de sol con la casa por los cielos,…
…un águila sana su herida
y cae asesina contra la hoguera…
…mientras se asoma la noche
y que nadie recuerde
cuántos ojos comiste…
Su voz se hace agua y distancia, sus palabras dibujan transparencias y reconstruye verso a verso un paisaje lleno de esperanza.
…volver a dejar los ríos
en el bolsillo de viaje,
donde la herida tiembla…
…nombrarle cielo
al saber de sus deshielos;…
…hablará como selva y callará
cuando las rocas ignoren su propio grito,…
Sus muertes, sus universos, sus dolores un frenético mundo interior que renace a cada muerte y sobrevuela indomable todas las penalidades.
…subimos a la muerte por compromiso…
…cuando todo era una fuga permanente…
…pues antes éramos barro,
era suficiente ser tierra…
…robarle a la noche su escapada hacia el día,
su penoso atraso, sus pasos sordos y bellos…
…robarle el silencio,…
Pero incansable en el ahínco de embriagarse de paisajes y pasión Ivan alza su lírico vuelo hacia todos los ángulos de los sentidos. Se viste y se desnuda de luz de agua y nieblas su tono de cordilleras música un eco que transita con la fuerza de un relámpago transparente y místico.
…superamos al aire tímido y cálido
de un beso robado en el monte…
…somos náufragos de una sintonía húmeda,…
…líquida,
como suele vestirse si nuestra pasión la ata,
si la convierte en leona etérea…
…es el grito de los espíritus que intentaron la vida,…
…- beben de nuestros ojos,
huyen de nuestro cobijo -…
…les llamo mientras el colibrí duerme
para cumplir un destino y su leyenda,…
…alza tu mirada, tu sexo,
un dios está por nacer en ti…
…del mismo cielo que de día oculta las llagas
y cierra los diques de tu dolor de hembra…
,,, nunca diosa, solo polvo supremo y en ti
la vida de la fuente que surte la plaza…
y la bestia amanece en la palabra, Ivan la convierte en tridente y ejecuta la danza de las palabras entre hogueras de gritos y desencuentros, nada permanece entre las cenizas de sus sueños, Ivan nos rompe las lágrimas en su penetración hacia el daño, hacia la bestia que transitamos y desamado nos dejamos vencer ante la fuerza de su verbo.
…y entre ellos, agobiado y náufrago,
surgió el hombre y consigo la piedra…
…y fermentaba en diamante,
en oro sigiloso…
…un tiempo de bestias sedientas de bestias…
…el fuego le marcó recorridos lentos
y las avenidas tallaron su cuerpo…
…bestias indefinidas sin nombre…
…atado a sombras que me transcurren,
aúllan como humanos:…
…no hay palabra en su viento,…
…no hay modo de llamarle fuego amigo
el terror que vive la bestia
es la gracia del rebaño…
… la bestia no tiene prisa, no tiene freno,
su vista es larga
y triste…
…durante el fuego se lame las garras,…
…como se aniquila a todas las bestias que huyen hacia el mundo…
…la ciudad despierta sin la bestia,
los pasos amanecen perdidos de inframundo,
la calle torna en un tumulto de chillidos solares…
huérfanos de ella, nuestro crimen luce desnudo,
sincero
luminoso…
…hablar de amor a los cisnes
al espejo
hablar de amor con la bestia
de cómo le seremos infiel…
…realmente es la resaca de un entierro…
…será de nosotros el tiempo de la bestia,…
…la bestia lo sabe y nos imita,
es continuidad…
Antonio Martínez i Ferrer
En La casa del “trencadis”,  La Barraca de Aigües Vives
 25 de Septiembre de 2013

Facebook – https://www.facebook.com/IvanVergaraWeb
Twitter – http://www.twitter.com/_Appu_
Nuevos Micro Documentales de Contemporáneos en: http://www.contemporaneostv.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s